Pequeños placeres: Librar entre semana

Ayer hablaba con Esther, tras comer, mientras el cortado largo, clarito, con leche no muy caliente escupía algo de humo. Hacía un tiempo que no comía con ellos y nos dábamos un repasito. Le confesaba que tengo un pequeño placer oculto: Librar entre semana.

Por el ritmo de vida y los hábitos que tengo no me aporta más librar un domingo que un lunes. Es más, prefiero hacerlo el lunes. Administrativamente es mejor. Además, como casi todo el mundo trabaja, pues como que vale doble. Las Canteras y sus terrazas están vacías y eso da gusto. Retiras la silla, la haces para atrás, te sientas, apoyas la bolsa en el suelo y el libro en la mesa: “Una cañita por favor”, le dices al camarero, y entonces abres el libro por la página 232, por la que ibas. Cerveza, lectura, sol y playa. Además todo sin niños corriendo, sin playa masificada, sin gritos domingueros o sin la voz de la playa diciendo que hay aguavivas.

Pues sí, siento un pequeño placer cuando entre la marabunta trabajadora de cualquier lunes, especialmente, voy sonriendo porque ese día no tengo que trabajar.

Anuncios

2 comentarios

  1. Pues que no decaiga, Txema. Que te puedas coger muchos días libres entre semana, sobre todo los lunes, y que te vengas a comer con nosotros, que siempre es una alegría 🙂

  2. Ya sabes que por mi encantado…tanto de librar como de comer con ustedes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: