Accidente aéreo en Barajas: Psicología de funeral para la incertidumbre

Una capilla vacía. Al lado, una maraña de periodistas que intentan retratar un rostro cautivado por la tristeza del momento. Enfrente, una sala amplia pero calurosa. Por las dos puertas un reguero de caras tristes deambulan, entran y salen. Son familiares, amigos, y víctimas también, de los ocupantes del avión siniestrado en Madrid. Comparten la tristeza con quien les escucha. Para la ocasión, un dispositivo de la Cruz Roja se ha desplazado hasta el lugar. En un principio apenas eran 30, pero dada la dimensión del dolor existente, en pocas horas este número se amplía hasta alrededor de 100.


“Dentro hace calor y no se puede estar”, dice la hermana de una de las personas que han confirmado que embarcaron en el vuelo accidentado. A su lado, paciente, un profesional de Cruz Roja le mantiene la botella de agua y le dice que “es normal”, que “fuera se está mejor”. Pero no se despega de ella y le presta la voz amiga. La voz que no falla. La voz que siempre está.
Juan Antonio Corujo es el jefe del dispositivo de emergencia que preparó ayer Cruz Roja para tratar a los familiares. Antes de que estos empezaran a llegar ya estaban allí. Cuando las primeras personas cercanas se acercaron al aeropuerto, el servicio psicológico comenzó a funcionar. “Hay que trasladar algo que ha pasado y que es absolutamente normal”, dice uno de ellos. “El momento y las circunstancias es lo que lo hace duro”, concluye.
La sala en la que se encuentran los afectados comienza a hacerse angosta. Los flashes de los periodistas no perdonan y desde la distancia castigan con un fogonazo a la lágrima que cae. Los políticos acuden en masa al lugar y allí no cabe nadie más.
Los cuadros que se encuentra el equipo multidisciplinar de Cruz Roja son amplios y variados. Hablan de ansiedad, incertidumbre y estrés. Mucho estrés. “Estrés negativo”, asegura Corujo. Se produce cuando durante un periodo prolongado de incertidumbre la única noticia es la ampliación de la propia incertidumbre. Cuando no hay datos. Cuando no se sabe si tu hija, novio, marido o quizás nieta ha fallecido carbonizado en un avión. Pero ahí está la voz amiga. La voz agradable. La voz que intenta tranquilizar, aunque no siempre lo consigue.
El equipo de Cruz Roja ofrecía una psicología de funeral, de preparar a las personas para una noticia sumamente desagradable, de esas que no quieren escuchar. Pero saben que ha sucedido, aunque no lo puedan confirmar. La incertidumbre en ese caso crece aún más. Ycon ella el estrés. Los políticos hacen declaraciones y los periodistas acuden a ellos, mientras que a unos metros de distancia varios familiares miran con tristeza la escena.

Anuncios

Una respuesta

  1. […] public links >> psicologia Accidente aéreo en Barajas: Psicología de funeral para la … Saved by nejihyuga909 on Wed 05-11-2008 Psicología de las masas del fascismo. (Willhem Reich) […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: