El teatro de Ábrego, en Valsequillo

El Diario Montañés, una de las referencias de Cantabria, recoge esta noticia en su edición digital:

La compañía teatral cántabra Abrego, que continúa su periplo nacional e internacional de esta temporada, participará el próximo mes de septiembre en la segunda edición del Festival Internacional de Teatro de Calle Valsequillo de Gran Canaria, que tendrá lugar del 9 al 14 de ese mes. El festival, de carácter internacional, contará con la presencia de unas cuarenta compañías. Asimismo, la organización ha invitado a participar en la presentación oficial de esta cita escénica al director de la compañía cántabra, Pati Doménech.

Abrego participará en este festival con la obra ‘Pollos con clorofila’. «Permitir que la imaginación se abra camino a golpe de sonrisas y demostrar que lo absurdo es a veces lo verdaderamente sensato» es el reto de ‘Pollos con clorofila’. El montaje de Abrego es un «disparatado juego de niños en el que los personajes de teatro sueñan con ser payasos de circo, con el fin de exigir «un mundo de fantasía que nos ayude a entender mejor la realidad».

El cese de Van Walsum: La razón y la coyuntura

La ONU ha decidido prescindir (o no renovar) de Peter Van Walsum como enviado especial para el Sáhara Occidental. Ya era hora. Una de las dos partes se encontraba muy a gusto con Van Walsum, Marruecos y especialmente su Rey, y la otra, el Polisario, no soportaba como el acercamiento de la ONU al reino alahuita había esquilmado cualquier intento de avance que favoreciera la autodeterminación del pueblo saharui.
El diplomático holandés no ha sido el enviado más agraciado, ni mucho menos. Ha favorecido las reuniones sin avances, sin presiones. Ha cedido y ha caido en la trampa marroquí, sin saber estar lejos del ojo del huracán. En su lectura política del conflicto saharaui existe una contradicción incomprensible pero real. Una contradicción que podría estimar cualquiera que conozca un poco la histórica mala descolonización. Van Walsum asegura que la postura del polisario no es realista, aunque confía en la legalidad que estos defienden.
Es decir, sin velos, el Polisario tiene razón pero la coyuntura internacional no es favorable para dársela. Él no apostó lo suficiente por la legalidad y se dejó seducir por la coyuntura. Así de claro.

El Cabildo, el Abta “The Convention Travel”, la cárcel y el Castillo

El Cabildo prepara con cierto cariño la convención de turoperadores británicos en el Sur de Gran Canaria. El catering ya está sacado a concurso. El Palacio de Congresos de Maspalomas será el lugar idóneo para que los responsables turísticos del primer país emisor se citen. Cuentan los que saben que el lugar donde se celebra The Convention Travel tiene una repercusión directa en visita de turistas de aquel país en la siguiente temporada. En un momento económico como el actual, amarrar esta pata para la isla sería fundamental.

Sin embargo, los vecinos del Castillo del Romeral siguen enfadados porque se ha decidido que la segunda prisión de Gran Canaria estará cerca de sus casas. Llevan pidiendo responsabilidad a los políticos un tiempo, pero al sentirse obviados han cambiado de estrategia y se dirigen a los empresarios. Dicen que irán a las ferias de turismo y que en su cabeza está boicotear y mostrar a los turoperadores que vengan lo que quieren construir en San Bartolomé de Tirajana. Aunque sea en uno de los lugares más alejados de la zona turística del municipio.

La repercusión económica que pueden tener estas acciones es importante. Sería ir en contra del interés general de la isla. En contra de la primera industria económica de Gran Canaria. Sería negar el pan a los hijos de todos y padres de muchos.

El juego político que creyeron algunos espoleadores con tal de renacer, puede acabar en catástrofe.