¿Por qué nos sabe a poco la cumbre de Washington?

Hace poco menos de una semana se reunían en la mencionada ciudad norteamericana las personas que dirigen políticamente sus países. Aquellos que enarbolan las banderas de las ideas, pero que sin embargo están vendidos al capital, al dinero, al fluir constante del ruido económico. La reunión dio de sí muchas fotos, alguna idea, poca teoría y sobre todo una falta de liderazgo atroz. Se perdieron en bambalinas los egos y aunque alguno, por ejemplo Sarkozy, ha querido tirar del carro, la cruel realidad lo baja al más denso de los barros. Sin embargo, hay algo que nos debería dar algo de placer. Un placer quizás olvidado, que es la aparente distensión, al menos de forma grave, entre las mayores potencias del mundo. Se imaginan un escenario internacional como el actual pero con Estados Unidos y China montando reuniones cada uno en su área. Sin saber el otro que decisiones se van a tomar o están tomando. Esa armonía es de agradecer y quizás al no vender que trabajan unidos, casi sin fisuras y con cierta coordinación, la reunión de estos gigantes ha parecido poco productiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: