El hombre encaminado a ser un lobo para el hombre

Pasan los días y los conflictos se amontonan. India, Pakistán, Somalia, Nicaragua, Tailandia. La pobreza se harta de gritar basta y a África le comienzan a flaquear las fuerzas, afectada por la disminución de la generosidad de los países más poderosos. Cuando tengo, hago que te doy, cuando no hay, te mueres. Los problemas económicos han dejado paso a los bélicos, quién sabe si fogueado por el dinero y hartos de ser la portada de la puerta del infierno. La entrada ardiente que espera a los ciudadanos dispuestos a caminar por un mundo en llamas. Apartando cuerpos de cada rincón y esperando ser el último, el único superviviente. El hombre, encaminado a ser un lobo para el hombre, si no lo remedia acabará con él mismo.

La portada del día: “Era como estar en una guerra pero sin armas para defendernos”

Portada de Público

Días después de que un grupo de españoles, ¡viva el ombliguismo, allí se queden los indios!, saliera ileso de la cadena de atentados que sacudió Bombay y otro lo esté intentando hacer con ayudas diplomáticas de primer orden, Público lanza una portada hoy que me gustaría destacar por varias cuestiones. Antes que nada, explicar que entiendo la pasión por la información referente a los ciudadanos españoles que han pasado el caos indio, pero quizás eche en falta titulares más globales en las ediciones impresas y no tan cercanos al morbo y la experiencia retratada. Más análisis, más titulares razonados en base al origen del conflicto. Al margen, la portada de Público lleva un titular inquietante. El presidente de los empresarios madrileños, Arturo Fernández, dice que “era como estar en una guerra pero sin armas para defendernos”. Y si la tuviera, ¿dispararía?. Cierto es que en momentos de tensión como el que vivieron, nunca se sabe, pero el simple hecho de pensarlo es inquietante y más que a asentir con la cabeza y compartir su reflexión, me ha hecho pensar en la virulencia del comentario y la violencia que genera la violencia.