El ‘Tratado de los días’

Mientras el tratado de los días se va firmando sin sede oficial, sin que deje de pasar el tiempo y los segundos corran su maratón particular, el mundo no para de rodar y dejar lágrimas, sangre, hambre y más injusticias ante las que poco/mucho podemos hacer. Metafísica para los justicieros sin herramientas o con ellas pero ignoradas. Mientras el tratado de los días nos atrapa en su vertiginosa velocidad, salirse de la furia y del ruido aporta una tranquilidad inquietante ante la que poco/mucho podemos hacer.

Mientras alguno lo firman con pajaritas y corbatas, tras micrófonos y atriles, lejos del pueblo por puro protocolo e importancia de los cargos, los dirigidos, súbditos o como nos quieran llamar, nos mantenemos en las trincheras de nuestros problemas individuales, ensimismados en dificultades personales, sin sentido de grupo que, de existir, acongojaría a los de las corbatas, micrófonos, corbatas, atriles y bolsillos largos.

Mientras el elixir del individualismo siga embriagando a las sociedades por imposición de los teóricos reaccionarios que confiaron en el éxito individual por encima del grupo, estamos perdido en un mar de indecisiones. El individualismo genera el éxito de uno o unos pocos. Si no miren al mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: