Hora de presentaciones: Lenguas de Gato

Con un interesante artículo sobre la reelección de Chávez recién publicado, aprovecho la ocasión para presentar a una casivenezolana periodista canaria. Bueno, no a ella, sino a su blog de nueva creación. Y también a ella: Nayra Moreno. Poco menos de una semana lleva en marcha la bitácora, que se llama Lenguas de Gato, según su autora, por unos postres que le compraba su mamá cuando era un renacuajo aún. Renacuajo pizpireta, seguro.

Sobre la exagerada interpretación de algunos medios de comunicación en el tratamiento a la medida adoptada por el Parlamento venezolano sobre la reeleción del presidente, en Lenguas de Gato se dice que “la reelección indefinida, aprobada por el Parlamento venezolano esta misma semana, no es lo mismo que la reelección perpetua, permanente y para siempre”.

Buen futuro en la red le deseo y auguro.

Anuncios

Caso Góndola: Imagen turística, nefasta imagen política

Leo avergonzado la publicación del Canarias7 de las intimidades del Caso Góndola. De los secretos de cama, del matrimonio PP y empresas, que están saliendo a la luz. Y los que quedan. Dice así la entradilla de la noticia:

El ex gerente del grupo Europa declaró ante el juez que, en contrapartida por costear el conciertos de Miguel Ríos y el mitin de Rajoy en Mogán, el alcalde y la concejal Bueno les habían adjudicado la construcción de 200 viviendas de protección.

Imagino que tras comprobar lo fehaciente de las declaraciones, se tomarán medidas al respecto y si no es así, es que todo vale en Canarias. Añaden más secretos de alcoba:

Benítez Cambreleng [Ingeniero industrial y ex gerente del grupo Europa ] aseguró que, en contrapartida, el alcalde Francisco González y la entonces concejal de vivienda Onalia Bueno habían prometido a Antón Marín «participar en la ejecución de 200 viviendas de protección oficial en suelo urbanizable». El imputado agregó: «Una forma de obtener dinero a corto plazo era inflar las facturas cuatro veces por su importe real, ya que apretaba [Antón Marín] a los técnicos para que facturaran a precios bajos por sus servicios, y luego facturaba según los honorarios profesionales; incluso en Mogán», expuso, «facturó por encima de los honorarios».

El caso, y no es poca cosa, es que a pesar de estar imputado, el PP permitió a Francisco González presentarse las elecciones. No sólo se presentó, sino que consiguió mayoría absoluta. Eso no es culpa suya, o sí. Ha habido mil rumores, sólo rumores hasta ahora no confirmados, de compra de votos. “A 50 euritos”, me aseguró una moganera presuntamente comprada sin poderlo comprobar. Comprados o no, el alcalde imputado y anfitrión de Rajoy prolongó su estadía en la poltrona 4 años más. El municipio, una de las imágenes turísticas de la isla, de lejos es una de las peores estampas políticas de Gran Canaria.