Un Gobierno de telenovela (II)

Seguimos con los seriales. Después de comenzar con un resumen de lo que pasó en la temporada pasada, el novelero Gobierno canario, ha comenzado esta dejando todo el protagonismo al sin par Soria. Metido en camisas no de once, si no de 45 varas, Soria va dando patadas al aire, a ver si tranca algo y lo levanta. Agobiado por las denuncias, por el acceso a sus intimidades, a sus compras, a sus tarjetas, Soria ataca a todo lo que se mueve y ahora ha disparado contra la policía. Que lujo, orgullo y detalle democrático de un vicepresidente. Ya lo había hecho contra los peridoistas y periódicos y políticos. En el capítulo de ayer, pudimos ver al hombre pegado al bigote y casi que escondido tras él, aunque paradójicamente cada vez tiene menos pelo en el mismo, discutiendo, que no respondiendo, a Evaristo Quintana en el programa de la Cadena Ser El Drago.

Soria está en un estado de nervios inusual en un tipo que lleva en política media vida, inusual en un vicepresidente del gobierno autónomico, inusual en el líder de un partido e inusual en José Manuel Soria, adalid y maestro en prepotencia, arrogancia y populismo. Soria, con sus conocimientos estratégicos, debe saber que con actuaciones como esa queda retratado en un estado imposible de sobrevivir en el que los nervios lo están traicionando y sentenciando ante la sociedad canaria.

Un Gobierno de telenovela I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: