Memoria histórica, derecho y necesidad

Un pasaporte. Una esperanza.

Un pasaporte. Una esperanza.

Una disposición de la Ley de Memoria Histórica permitirá que los nietos de emigrantes españoles, exiliados de la guerra civil y dictadura o no, puedan solicitar la nacionalidad española. Es una “ley de hijos, que se convierte en ley de nietos”, según me explicó la cónsul española de Guayaquil, Sofía Ruiz. Hasta aquí, todo perfecto. Un reconocimiento, una cuestión de justicia y todo lo demás. Se calcula que un millón de personas, aproximadamente, podrán convertirse en españoles en los próximos dos años, gracias a esta Ley.

Durante este año he escuchado a Corbacho en varias ocasiones decir que “en esta casa ya no cabe nadie más”, en referencia a España. Se refería a los inmigrantes que por necesidad llegaban a las costas españolas. Con estos mimbres, me cuestiono si es más importante el derecho o la necesidad. O si el derecho nace de la necesidad. No quiero quitarle el derecho a nadie. Es más, si fuera uno de los posibles beneficiarios podría pensar que mi derecho ha estado vulnerado durante décadas y que ha llegado el momento, pero observando el movimiento desde fuera no puedo pensar otra cosa que la necesidad de algunos es más importante que el derecho de otros. El derecho que hasta ahora no existía y que hace un año y un par de meses era cuestión de otorgarlo.

No digo que se le de la nacionalidad a todo el que llegue a las costas españolas, pero si Corbacho dice que “en esta casa no cabe nadie más” y aceptamos esta frase xenófoba como parte de la situación del país, porque sí que caben los que ahora han recibido un reconocimiento necesario. Quizás es que en la casa sí cabía más gente, porque la casa no es suya para que él la delimite, para empezar, y porque caben los que ellos quieran que quepan.

No quisiera que parezca que estoy en contra del reconocimiento de los nietos de emigrantes españoles, ni muchísimo menos, pero sí de la ambigüedad y de los falsos discursos de la política gobernante. Mientras en Canarias el presidente Paulino Rivero ha hablado de oleadas de inmigrantes que atascan el sistema sanitario, ahora que la cifra de canarios puede aumentar en medio millón de personas, que será lo que pasará. O quizás con ellos no, porque como vienen con la nacionalidad bajo el brazo y pueden votar, todo será distinto y serán un bien preciado. Un bien al que hay que mimar. Que privilegio el derecho.

2 comentarios

  1. Hola Txema, disculpa que te escriba aquí algo que no tiene que ver con el post pero te quiero hacer llegar un reportaje de La 2 Noticias. Si quieres, una vez que leas esto, lo borras:

    Sé que te gusta este informativo diferente (y Mara en el mismo). También sé que eres un periodista comprometido, por eso es que al verlo me acordé de ti.

    Nos leemos.

    Abrazos,

    Labana

  2. No te disculpes por escribir un comentario, sea del calado que sea, siempre es un placer, Labana. Veré el reportaje que me mandas, prometo respuesta. Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: