La política ciega y maquiavélica

Zapatero mira, Rajoy habla y todos esperamos

Zapatero mira, Rajoy habla y todos esperamos

Desconozco si es una solución coyuntural que han encontrado para sacarnos de la crisis, al menos psicológicamente, pero la clase política se empeña en hacer el ridículo es sus oficinas -parlamentos, asambleas y ayuntamientos- y se dedican a tirarse de los pelos, cogerse de las orejas y llamarse hijosdeputa usando palabras democráticas, antes de irse a tomar un par de cañas y comentar el espectáculo servido y financiado por nuestros impuestos.

No salgo de mi asombro al ver que mientras los españoles se apilan en las colas del paro, los imigrantes se matan, literalmente, por llegar a las costas y aeropuertos españoles, la gente no tiene para sus suicidiohipotecas, el consumo sigue reduciéndose, las emisiones de gases contaminantes no cesan sino que se incrementan, el territorio se destruye a velocidad de vértigo y le seguimos vendiendo armas a países en conflictos interesados, innecesarios y asesinos, a pesar de todo esto, ellos se dedican a menospreciarse en cuestiones cuasipersonales o partidistas.

En el Congreso el tema central es la cacería del ministro inoportuno con el juez estrella y las vicisitudes de un partido con un cáncer que se curará con tres capas de pintura, una pasada por estilista y dos horas de taller mecánico para retirar algunas piezas diezmadas por el uso y el abuso.

Aguirre en postura ostentosa, Foto: Gorka Lejárcegui para El País.

Aguirre en postura ostentosa, Foto: Gorka Lejárcegui para El País.

En la Asamblea de Madrid, más de lo mismo. En Canarias, nos centramos en quedarnos alelados con la desfachatez del Gobierno autónomo, el despilfarro de la televisión pública, las idas y venidas de los políticos a los juzgados y los chocheos,que Momo me perdone, de un político casi octogenario que no rinde cuentas a nada ni nadie, como debe de ser, pero no para entorpecer, sino para construir.

Quién sabe si con el reloj económico parado, a modo de supervivencia, han detectado que la mejor forma de despistar al prójimo es sumir a la clase política en un centrifugado, después de lavado, para luego ponerlo a secar y usar como ropa nueva, toda excepto la que se deshilache, claro está, que en este caso esperemos que sea mucho, que hay ropa vieja que cambiar y ya va siendo hora.

No hace falta el antifaz: Están todos ciegos.

No hace falta el antifaz: Están todos ciegos.

Dado este panorama detestable, en el que un haz de ilusión se atisba casi imposible, una iniciativa de la ONCE en el Parlamento de Cataluña de vendar los ojos a los políticos, parece haberse convertido en el deporte nacional. Política ciega, pero con un fino hedor a maquiavelismo.

Anuncios

Una respuesta

  1. Pues yo he de reconocer que disfrute mucho del video de la sesion de control q subio el Mundo a su página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: