Literatura: Las intermitencias de la muerte

Con esta sección que estrenamos hoy no pretendo convertirme en crítico literario, ni mucho menos, ya me puedo libra de tan ardua tarea de criticar el arte de los demás, pero sí de compartir algunas de las lecturas que hago.

Portada de Las intermitencias de la muerte

Portada de Las intermitencias de la muerte

Hace unos días que terminé de leer Las intermitencias de la muerte, de José Saramago. Y me costó. Me costó terminarlo, porque el libro era prestado. Y me gustó, me gustó terminarlo. No es un libro sencillo de leer, es enrevesado, de pensamientos abstractos, de explicaciones imposibles, de situaciones irreales, de imaginación infinita por parte del escritor, que por otra parte, que se podría esperar de genio tal.

El libro tiene dos partes o tres, quizás cinco, o siete, con una diferencia sutil, una delgada línea que te hace ir avanzando poco a poco, hasta que el autor lo decide. Cuando él quiere, pone el turbo y te agarra del cuello te pega a las páginas, no te deja levantar cabeza y si lo intentas sientes una presión en el cogote, entiéndase la parte posterior de la cabeza, que te hace seguir leyendo. Quieres parar pero no puedes. Ni punto y aparte ni ostias. Pasas la página y ahí sigue la historia de la muerte y el violonchelista, su perro, los sobres violetas y todo lo demás. Te olvidas por un momento que las primeras doscientas páginas han llegado a ser, en algún momento, insufribles y prosigues con la lectura, para acabar, en las últimas líneas, relamiéndote como quién se acaba de zampar un plato de ciervo a menos 3 grados  cualquier restaurante de caza mayor de Burgos.

Lo cierras, lo dejas caer y jodidamente, dices “pues sí, me encantó”. Es lo que tiene un buen libro y Las intermitencias de la muerte lo es. Ahora, en la mesilla de noche permanece huérfano El Mundo de hoy, de Rizchard Kapucinsky, que siempre, desde que me lo regalaron está ahí, y creo que va a seguir por mucho tiempo. Ya le buscaré pronto compañía.

6 comentarios

  1. Txema, hasta ahora de todas las novelas de Saramago que he leído, tan sólo calificaría como “sencilla de leer”, La balsa de piedra. El resto no me lo han parecido, algo que, por otra parte, no me ha quitado las ganas de seguir leyéndolo.

  2. Sí, desde luego no esperaba que fuera sencilla, además me habían advertirdo. Y me alegro de que no lo fuera, la verdad. Fíjate que es el primer texto de Saramago que leo, hasta ahora como que los había esquivado, pero entiendo que no será el último, ni mucho menos. Me crea cierta adicción su literatura.

  3. Me da miedo jaja pero creo que sí lo leeré!

  4. […] Las intermitencias de la muerte, de José Saramago […]

  5. […] Las intermitencias de la muerte, de José Saramago […]

  6. este libro me parecio un libro inexplicable es un texto literario muy interesante el cual te hace entrar a un mil a la lectura y dejar divagar tu pensamiento al momento de leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: