Consternación ininterrumpida: ¡Maldita raza!

No se en qué momento me convertí en algo que desconozco, en algo que no controlo. En algo a lo que no se dar respuesta y apenas atisbo una argumentación.

Sigue leyendo

Anuncios