El punto sobre la i

Tan estirada ella, presumida y altiva por ese punto que le diferencia del resto de letras, excepto la j, claro está, la i sin punto no es más que una mayúscula común; pero sin el precioso punto, la i minúscula pierde toda la fuerza, por lo que es necesario que ensalcemos su puntuación. Es decir, pongamos el punto sobre la i. Sigue leyendo

Anuncios

José Saramago y lo que merece la pena

Es un placer, un inmenso éxtasis, leer algunos textos. José Saramago escribe con sublime excelencia en su blog pequeñas reflexiones de las que se saborea hasta la última coma. El punto final es el que da el regusto en el paladar exacto para volver un par de días después a ver si al buen hombre se le ha ocurrido otra genial idea sobre la que escribir cuatro malditas líneas que te saben tan bien, que poco texto parece para una comida tan exquisita.

El caso es que, como digo, el placer lo es, además de por el par de minutos que cuesta la lectura, porque el señor se adelanta y te pinta sus ideas tan nítidas que las ves dibujadas. Cuando lees algo y ves que del agua sale un pez y no hay trucos, sino que las buenas ideas flotan sobre las palabras, no hay más que parpadear para darse cuenta de que es la lucidez en vida.

Textos que hacen pensar. Textos que piensan por sí solos. Textos democratizados y al alcance de una web. Lástima de la brecha tecnológica, de lo contrario sería una de las más grandes aportaciones del humano a su sociedad, la humanidad.

Cazuela de tripas

Por un defecto de mi sistema existencial, he estado sin echar de comerle al blog (la autoría de la expresión es de Mario Alonso). Un par de ajetreados días de trabajo y otro par de desconexión estival de fin de semana en la playa. En total cinco días en el que apenas he estado conectado con la mal llamada rabiosa actualidad.

Sigue leyendo