No soy Tarzán, ni tengo liana

Dicen que pasan seis meses hasta que superas el llamado shock cultural, pero en este punto, cuatro meses largos después de mi llegada a Guayaquil, he de añadir un delicado, suave y moderado: ¡Los cojones!. Sigue leyendo

Anuncios