El mundo antes de Obama: Barack, un año después

Parece ser que se cumplen 100 días, que parecen años, de la llegada de Obama al poder. También se cumple poco más de su aparición de forma notoria, pública y decisiva en nuestras vidas. No ha pasado tanto tiempo, pero sí hechos. Han sido dos años intensos de coletazos y bandadas. Dos años de cientos de curvas y, por ahora, pocas rectas.

Antes el mundo no era esto, que diría alguno. Tal y como escuché hace un rato, siempre pensé que el presidente de General Motors sería el que, con su poder, destituiría al presidente del Gobierno norteamericano y no al revés. Obama ha llegado y aunque sea en el imaginario colectivo, y popular, que a veces se nos olvida, la esperanza lleva tatuada su nombre en los railes que conducirá el mundo hasta el día de mañana, que el hoy se está haciendo más largo de lo que pensabamos los más optimistas.

Conocí hace unos años a una señora mayor, de nombre Glenda, que vivía en Guarjila, El Salvador. Después de hacerle una entrevista a su hija, guerrillera en aquel pequeño pueblo salvadoreño, Carmela, como se llamaba aquella sabia señora, se me acercó para hacerme unos matices que estimó necesarios. Mi entrevista, viene al caso, rondaba la participación del jesuita Jon Cortina en la guerra civil del país. La hija de Carmela me lo había confirmado, pero la señora se me acercó para decirme lo siguiente: “Yo nunca crei en Dios. Un día Jon Cortina llegó al pueblo. Fui a todas y cada una de sus misas. Puede ser que haya participado en la guerra y yo sigo sin creer en Dios, no se crea. Pero sabe en lo que sí creo ahora: En la esperanza“. Carmela se levantó, asintió para ella misma, y se marchó. Jon Cortina fue la esperanza de un pueblo que sobrevivió de ella. Por ella. Y para ella. Obama es la esperanza de un pueblo, más grande, mucho mayor, y aunque sólo sea por esta característica, no se debe dejar perder.

No quiero, aunque creo no haberlo conseguido, que parezca esto una oda a la nada. Sólo inspiro a la esperanza y al optimismo de pensar que el mundo en el que viviamos era injusto e insostenible. Y que de esta ocasión que se nos presenta podemos obtener una alineación más equivalente. Sea como fuere, hace un año, sólo un año, que Obama llegó a nuestras vidas. ¿No les ha parecido largo?. Buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: