Sobre el gas, Arinaga y Antonio Morales

Entré en su ordenado despacho y allí estaba, esperándome. Sigue leyendo

Aire mar adentro (off-shore)

La Mancomunidad del Sureste mirará estos días para Alemania. El Proyecto Canarias, que prevé un parque eólico en alta mar y cuya financiación se sigue buscando sin demasiada suerte por el momento, tiene a sus semejantes disparándose por Europa. Ahora es Alemania la que ha elaborado la normativa necesaria para aprobar este tipo de proyectos en alta mar, donde los vientos corren con más fuerza, sin oposición física.

Estos son algunos datos del proyecto piloto, que recibe el nombre de Alpha Ventus y lo han localizado a 45 kilómetros de la isla de Borkum.

Profundidad: Entre 30 y 40 metros.

Turbinas: 12

Metros de Altura: 143

Aspa o Rotor: 113 metros de longitud

Velocidad máxima del viento: 160 kilómetros por hora

Megavatios con ese viento: 60 (suficientes, según las empresas constructoras para abastecer a 60.000 hogares).

Coste total: 180 millones de euros.

Como cuestión característica, habría que anotar que el parque eólico marítimo más alejado del litoral que existe en el mundo. Otros países, como Dinamarca o el Reino Unido, cuentan con este tipo de instalaciones pero a menos kilómetros de la tierra. Otro dato específico es que, según apuntan, la profundidad es también la mayor.

España debería desarrollar una normativa para este tipo de parques, que con diferencia, podrían aportar la energía suficiente, de forma limpia y rápida. La instalación de estos parques no se suele prolongar durante más de un año.

Un año sin Yeremi

Se cumple mañana un año de que Yeremi desapareció, según parece, secuestrado. En la Edición Domingo de Canarias7, la periodista Blanca Esther Oliver, que ha estado cerca del caso durante todo el año, hace un excelente recuerdo del nefasto suceso; comienza así:

Sábado, 10 de marzo de 2007. La familia Suárez celebra el cumpleaños de José, el abuelo. Es la hora de comer. Casi todos están en la calle. El tío y el abuelo arreglan la puerta del garaje que lleva varios días dando problemas. Ithaisa, la madre, y Herminia, la abuela, llaman a Yeremi y a sus dos primos que se divierten en el solar que colinda con la casa. Se asoman a la esquina y los ven entretenidos…”

Quién ha entrevistado o hablado en alguna ocasión con Ithaisa, la madre del pequeño, sabe lo que hay detrás de una mirada perdida y desesperada, de “una muerte en vida”, como ella misma lo ha definido. Suerte Ithaisa.