180 latitudes

Un poco de autobombo, disculpen. Sigue leyendo

Anuncios

Deportados

He tenido la suerte de trabajar en procesos migratorios de varias regiones del mundo. Bueno, más que trabajar, preocuparme por ellos e informar, ya sea mediante reportajes, entrevistas o simples noticias. No es trabajar directamente con el proceso en sí, pero es tocar su entorno. Adentrarse, al menos un poco, en el desarrollo de los mismos. Ver historias de cerca. Palparlas. Olerlas. Y poder contarlas. Sigue leyendo

El hombre encaminado a ser un lobo para el hombre

Pasan los días y los conflictos se amontonan. India, Pakistán, Somalia, Nicaragua, Tailandia. La pobreza se harta de gritar basta y a África le comienzan a flaquear las fuerzas, afectada por la disminución de la generosidad de los países más poderosos. Cuando tengo, hago que te doy, cuando no hay, te mueres. Los problemas económicos han dejado paso a los bélicos, quién sabe si fogueado por el dinero y hartos de ser la portada de la puerta del infierno. La entrada ardiente que espera a los ciudadanos dispuestos a caminar por un mundo en llamas. Apartando cuerpos de cada rincón y esperando ser el último, el único superviviente. El hombre, encaminado a ser un lobo para el hombre, si no lo remedia acabará con él mismo.

Niños del Congo cantan el himno del Athletic

He encontrado el video de estos niños del Congo cantando el himno del Athletic de Bilbao y la verdad es que me ha parecido cariñoso. Otra imagen de una difícil vida, agradeciendo vía cántico, la ayuda prestada.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=pC_b8RhqDlA]

Orden internacional en el Planeta Tierra

Reviso algunas lecturas y vídeos que tenía por ahí almacenadas y otras de nueva adquisición por aquello de la crisis. Releo que se escribía, lo que se pensaba en otras situaciones de tensión mundial generada por elementos externos a la propia voluntad de los ciudadanos. Una de las conclusiones que se puede extraer de la opinión de los expertos, que no políticos, es subrayar que se ha caído en la ingenuidad de pensar que existía un cierto orden internacional. Pensar que existía un orden internacional bajo la manta de la ONU ha sido una de las mentiras más sutilmente contada de la historia contemporánea. Estados Unidos, uno de los precursores de la piadosa mentira, ha sido el encargado de dilapidarla, pues era evidente que su importancia no se respetaba bajo ningún concepto. Está obsoleta y un cambio de estructura no sería suficiente, debe nacer otra organización que comulgue con el sentir de todos los países, no de unos pocos impositores. Pero para eso hace falta un líder, una voz clara, concisa, conceptos como mundo, nación o patria deben ser sustituido por Planeta Tierra, que es el único que importa. En ese Planeta, se entenderá, pues, que el orden internacional tiene una función, que es garantizar la igualdad de los seres humanos que lo pueblan, pero por encima de todo del propio Planeta, que es nuestra única casa.

De la misma forma que se cayó en la ingenuidad expresada con anterioridad, se cayó en otra, quizás peor, y es que ya puestos a creer en el orden internacional actual, este no respeta las soberanías de los países, sino que se basa en los intereses de aquellos que lo sustentan. Aquí se acaba el juego. No estoy de acuerdo, fuera, a la cuneta. Que pase el próximo. Y así, desde Guatemala hasta Indonesia, pasando por Polonia o cualquier otro país masacrado por la escuela de Chicago y el neoliberalismo salvaje que han acabado exigiendo, a cambio de demostrar, empíricamente, que su proyecto no era sostenible para el planeta tierra. Esta es la única patria, la única nación, el único mundo que debemos defender.

Marruecos derrumba 30 casas

Me cuentan que autoridades marroquíes han demolido el pasado fin de semana más de 30 casas y tiendas de campaña en una población cercana a El Aaiún. En el área de Oued Chaar, en la que se localizaron los derribos, viven saharauis. Según aseguran fuentes en el terreno el derrumbe se produjo por la noche y de forma violenta, sorprendiendo a vecinos que dormían en el interior de las casas. Por el momento, sin embargo, no se conoce ninguna víctima.

Desde las fuerzas de seguridad del Estado marroquí se trasladó a los vecinos allí presentes que se hacía por orden y mando de la Gendarmería superior. Desde Marruecos se asegura que se había pedido permiso para demoler unas casas “ilegales”.

La cosa se puso turbia durante el derrumbe. Algunos habitantes, que se negaron a cumplir con el derribo de las casas, fueron represaliados por las fuerzas y cuerpos de seguridad desplazados hasta el lugar.

Como casi siempre en el Sahara, hay relatos de patadas, humillación a mujeres y golpes con culatas de escopeta.  Además, en esta ocasión, como en las especiales, algunos de los residentes en la zona a derribar fueron interrogados y sus informes fueron pasados al Fiscal General. Para estos casos, los juicios son rápidos, y se espera que durante el día de hoy se lleve el caso ante el Tribunal de El Aaiún.

Desde entonces, esta población, cuyas casas han sido derribadas sin argumento urbanístico o legal alguno, viven obligados en El Aaiún.

El cese de Van Walsum: La razón y la coyuntura

La ONU ha decidido prescindir (o no renovar) de Peter Van Walsum como enviado especial para el Sáhara Occidental. Ya era hora. Una de las dos partes se encontraba muy a gusto con Van Walsum, Marruecos y especialmente su Rey, y la otra, el Polisario, no soportaba como el acercamiento de la ONU al reino alahuita había esquilmado cualquier intento de avance que favoreciera la autodeterminación del pueblo saharui.
El diplomático holandés no ha sido el enviado más agraciado, ni mucho menos. Ha favorecido las reuniones sin avances, sin presiones. Ha cedido y ha caido en la trampa marroquí, sin saber estar lejos del ojo del huracán. En su lectura política del conflicto saharaui existe una contradicción incomprensible pero real. Una contradicción que podría estimar cualquiera que conozca un poco la histórica mala descolonización. Van Walsum asegura que la postura del polisario no es realista, aunque confía en la legalidad que estos defienden.
Es decir, sin velos, el Polisario tiene razón pero la coyuntura internacional no es favorable para dársela. Él no apostó lo suficiente por la legalidad y se dejó seducir por la coyuntura. Así de claro.