Buenos días. La hipocondría

Dice la Rae que la hipocondría Sigue leyendo

Anuncios

La portada del día: Epidemia de pérdidas

Metidos en gripes varias Sigue leyendo

Buenos días: La gripe ‘Porsiacaso’

Entre las dudas que hay entre los locutores, informadores, periodistas y demás personal de este gremio tan singular, a la par que necesario, habría que decir que la gripe porcina está haciendo estragos, pues ha sido rebautizada como gripe porcina de origen humano, gripe mexicana, influenza de origen porcina o, simplemente, “este nuevo virus de la gripe”. No se si corresponde con la gravedad del asunto la escandalera que se ha montado en torno a la innombrable gripe, pero el escándalo está servido. Algunos se congratulan de que tengamos la despensa llena, siempre es mejor prevenir, de Tamiflu, aquel medicamento que se compró a precio de oro a la farmaceútica Roche por la supuesta gripe aviar que nunca llegó.

Como el virus de la gripe, pero matando tan sólo a unos piratas somalíes, ha llegado Barack Obama. Todos los periódicos hacen hoy un análisis de sus primeros días con pocas críticas y muchas loas. Obama parece mantener intacto el crédito, digno de Visa Oro, con el que entró a la casa blanca. Entró, eso sí con mucho ruido, el hombre que hoy debiera celebrar el día sin ruido con el minuto de silencio que proponen algunas asociaciones. Silencio, tan solo 60 segundos de silencio. Un silencio que debiera servir para darnos cuentas de que este mundo en el que vivimos va muy rápido y en el que a veces, esperemos que sea así con la gripe, hay mucho ruido y pocas nueces. Empezamos. Buenos días.

Lila Downs, en Gran Canaria: Impresionante

Es cierto que iba receptivo al concierto de la mexicana Lila Downs en el Auditorio de Gran Canaria. Es cierto que no soy nadie para hacer una crítica de Lila Downs, ni lo pretendo. Sólo quiero expresar mi entusiasmo al ver, por primera vez, una talento tal sobre el escenario. Downs consiguió poner al Auditorio Alfredo Krauss, con un aforo casi lleno, a sus pies, arrancando aplausos sólo con su voz. La banda sonaba a uno. Conjunción, en el aspecto astral de la palabra, absoluta cuando sonaban y calma posterior. Silencio sepulcral roto a brochazos de aplausos animados. Rancheras seguidas de canciones con cierto olor a Balcanes, a Kusturica me atrevería a decir. Lila Downs, con su terrible voz, pasó por Gran Canaria como un ciclón, hecha una fiera, como siempre, dicen los entendidos, dejando un excelente sabor de boca. “Impresionante”, era el comentario generalizado a la salida.


Fundación Lydia Cacho, un gran ejemplo

La periodista mexicana Lydia Cacho dará nombre a una fundación cuyos objetivos bien responden a la elección nominal. La Fundación Lydia Cacho intentará ofrecer ayuda económica, judicial y moral a las personas que defiendan los derechos humanos contra político y sobre todo contra personas corruptas.

La primera acción de la fundación será costear los abogados y los gastos en tribubales de la mencionada periodista que da nombre a la organización. En la escuela de los plumillas siempre se advierte que no solamente está el reto en encontrar y publicar la noticia, el seguimiento de la misma es igual o más importante. Cacho decidió seguir una noticia hasta sus últimas consecuencias y levantó una manta de corrupción con los ingredientes más grotescos: pederastia, corrupción, política, empresarios, insultos, amenazas, cárcel…y ahora la luz. La luz que brilla en el halo de honor que ha dejado su forma de actuar. La Fundación Lydia Cacho lo reconoce y por esto la eleva como inspiración.