Googlevolución

Sin que sirva de precedente, me vuelvo a hacer eco de un post que publica mi mentora en esto de la blogosfera, Esther Pérez. Publica en su blog, Atarecos, un recuerdo del décimo aniversario de Google. Habría que atreverse a decir que la presencia pública entre los usuarios de internet de Google ha supuesto una gran revolución. Una Googlevolución.

¿Qué usuario de internet no ha cuestionado al Doctor Google alguna duda?. Sobre cualquier cosa, este afamado médico, quizá algo arriesgado en ocasiones con sus diagnósticos, responde. Un extenso listado sobre la palabra buscada aparece de forma inmediata en la pantalla del lector/usuario/cliente. Un ejemplo: El endemismo canario que supone el Pinzón Azul tiene la friolera de 527.000 páginas relacionadas. Una barbaridad de información que nunca leeremos, pero que está a la disposición. Internet mueve la información de un lado a otro del mundo y Google es el mejor y más universal exponente. Además de una empresa, muy pero que muy rentable.

Anuncios

Un buen blog

Hace tiempo que navego por la red. He leído algo, no mucho, pero sí unos cuantos blogs. He disfrutado, aprendido y de vez en cuando, me he reido un rato. Pero lo de Entremesas, el blog de Antonio F. de la Gándara lo reúne todo. Supuestamente es de gastronomía y música, pero que ostias, es la vida en general y además muy bien contada. Sí señor.

Aquí dejo un pequeño recorte que le he hecho de una entrada reciente en la que arrecia contra los camareros-que-usan-los-diminutivos:

Pongamos que cuando voy a un restaurante con mis hijas, y estamos en una situación relajada, familiar, no me molesta que el camarero se tome algunas licencias y haga ciertas gracietas con las niñas. Pero si voy sólo, con mi mujer o con unos amigos y no conozco de nada al tipo de me está sirviendo, los diminutivos, al menos a mí, me sobran. Y prefiero un camarero que me diga, por ejemplo: “Buenas tardes. ¿Va a comer? Muy bien, pues de primero tenemos una sopa minestrone excelente, unas gambas al ajillo muy frescas, un pulpo muy tierno y unos espárragos trigueros que me va a perdonar, pero están de cojones”.
-Pues bárbaro, oiga, a ver esos espárragos…

Si quieren seguirlo pinchen aquí y a disfrutar (lo que se estaba perdiendo la red)…