Lapsus bloguerot

Después de casi diez días sin dar ni tecla, vuelvo. Lo he llamado un lapsus bloguerot. Nada, literalidad semántica con una t final, por aquello del toque de opulencia ignorante.

Decía, después de casi diez días sin dar ni tecla, doy por reanudada la actividad del blog. No se trata de unas vacaciones intencionadas, estas que he tomado. Es una obligación inconsciente que me sucede cada cierto tiempo. Llegado un momento, no me apetece escribir más. Pero es que lo intento y no hay respuesta inmediata, que en mi caso es de lo que trata el blog. De estímulos generados espontáneamentes y anotados aquí para no olvidarme. Nada de estímulos obligados contranatura, no hay presión.

Por eso, ahora que decido recuperar el hábito y después de intentar definir la criatura ‘lapsus bloguerot’, comenzaré a redactar el post I d.l.b.

Anuncios