La portada del día: El calvario de Abruzzo

Dado que el foco de la noticia, y de la desgracia, se trasladó ayer a la inestable Italia Sigue leyendo

Anuncios

La pompa y la miseria

Ando estos días debatiendo con dos amigos sobre la sociología latina de la necesidad de reunirse en una infinidad de ocasiones y de darle a todo una pompa burocrática y oficial que además de empalagosa, en ocasiones se convierte en vomitiva. Sigue leyendo

Olores de Guayaquil

Tomó sus gafas de encima de la nevera, de 1 metro de alto, no se crean que hablamos de gigantón, y cerró la puerta apurado. Llegaba tarde, como casi siempre. Sigue leyendo

Un día especial

Antes que nada, San Valentín me parece un fulano al que no le guardo ningún respeto.

Comenzó a sonar aquel bolero con el que se enamoraron. Él, decidido, se levantó y le tomó la mano. Ella no pudo rechazarlo y aceptó aunque algo tímida. Apoyo su frente en la cara de él y comenzaron a rodar con sentido. A danzar bajo la leve lluvia musical. Bajo la suave partitura. Él le cantaba al oido mientras ella sonreía. Hoy se había puesto guapo. Aquella camisa que hacía tiempo no veía. El reloj, de las noches de salir. El pelo peinadito a un lado, los zapatos limpios a rabiar. Bebía Johnie Walker, etiqueta negra para más señas, era un día especial. Esa noche el taxi se había quedado aparcado.

Ella se había recogido el pelo, llevaba la camiseta azul algo escotada que tantas veces intentó ponerse pero no encontró ocasión, pensaba que con ella iba desnuda.  Danzaba al son del bolero ciertamente tranquila. Incluso olvidó el bofetón que él le propinó hace unos meses y que hacía temerlo cada vez que lo escuchaba llegar. Pensaba en que así era cuando lo conoció, hace 20 años. Era romántico, salían a bailar, dejaba el trabajo para estar con ella y disfrutaban de la noche juntos. 20 años después lo hacen el Día de San Valentín. Él piensa y lo hace con ilusión, ella, sin embargo, sabe que no es más que un oasis en medio del desierto.

Nestlé, Israel y la familia palestina

Las galletas maria de Nestlé

Las galletas maría de Nestlé

Avanzaba por el largo pasillo empujando el carro de la compra. Faltaban pocas cosas que añadir. De repente, ¡las galletas!, me las había saltado. Me planto ante una variedad un tanto escasa y me toca elegir. Empiezo a husmear marcas, clases y precios y caigo que la combinación perfecta, la más barata, la que me gusta y la que quiero es de la marca Nestlé. El primer impulso fue cogerlas. Pero luego me acordé: Me han saturado a emails de boikot a Israel, tras su últimas hecatombe palestina. No hacía falta que esto se produjese, para que yo tuviera cierta aversión a lo israelí. Pero ahora, según distintas informaciones y correos electrónicos, había identificado a Nestlé como una de las marcas supporter israelí. Sigue leyendo

Nostalgia clavada

Mar de nubes que llega

Mar de nubes que llega

Se apaga una luz y se enciende otra. A veces encandila y la vuelves a apagar. Cierras la puerta o la dejas tornada, como quieras. Pasas la página definitivamente o la marcas, para no olvidarte que en aquella hay una frase, una expresión, unas letras que quieres volver a recordar cuando te apetezca. Si te vas, esperas volver y cuando no lo haces lo anhelas, aunque sea un ratito para refrescar. Cuando llegas te quieres ir y cuando te vas, sientes que el tiempo pasó tan rápido. Tan inquieto con el mundo y tan seguro de Canarias. Hace que cada viaje, aunque sea por un rato, sea una Luna de Hiel. Podré viajar y conocer; trabajar, vivir y sentir en cualquier otro lugar del planeta, pero, afortunada o desgraciadamente, siempre me quedará mi tierra como elemento nostálgico clavado en lo más profundo de mi. Que ni vive ni deja vivir, ni ata ni suelta del todo. Así voy como una paloma mensajera, corro, vuelo, llevo el mensaje por el mundo, pero siempre regreso.

Entrevista a Sofía Jarrin: “Muchos inmigrantes no son de la economía, sino de las guerras”

Esta semana para Tinta Digital entrevistamos a Sofía Jarrin, una periodista ecuatoriana residente en Boston desde hace 16 años, que ha decidido poner en marcha un proyecto que recoja de viva voz la experiencia de los salvadoreños en la guerra que sacudió a El Salvador en la década de los 80. Jarrin asegura que muchos de los inmigrantes latinos llegados a Estados Unidos no lo hacían por la economía, sino huyendo de las barbaries de la guerra. Nunca se les trató así en el país de las barras y estrellas. Sigue leyendo