Sangre en el circo

Ávidos los españoles, sumidos en la actual crisis, y sedientos de respuestas, esperaban sangre en el circo, como si se tratase de Roma. Querían ver correr cabezas y que el preciado líquido rojo fluyera por los ríos del lugar, para, así, constatar que la muerte precipitaría un cambio, al menos eso.  Zapatero sacó el sable. Sigue leyendo

Anuncios

Cazuela de tripas

Por un defecto de mi sistema existencial, he estado sin echar de comerle al blog (la autoría de la expresión es de Mario Alonso). Un par de ajetreados días de trabajo y otro par de desconexión estival de fin de semana en la playa. En total cinco días en el que apenas he estado conectado con la mal llamada rabiosa actualidad.

Sigue leyendo

Impresiones: López Aguilar y la igualdad

Un titular de una noticia, resumido en una frase, deja escapar muchos matices de la información. Sigue leyendo

El futuro de los medios es pasado

Sin entrar en un debate metafísico sobre lo que es el futuro… Sigue leyendo

Mujer objeto en El Mundo

Noticia de portada del digital de El Mundo

Noticia de portada del digital de El Mundo

“Los hombres son capaces de transformar a las mujeres en objeto cuando las ven en bikini”. Con esta demoledora frase comienza una nota de Elmundo.es que se publica en su edición digital de estos momentos, pues decir de hoy sería un error, dado al saco roto que se han convertido estas en los últimos tiempos y en las que cabe de todo. Sigue leyendo

Entrevistando a hora española

Después de varios días de llamadas, idas y venidas, he conseguido pactar una entrevista con uno de los redactores de la Ley de Memoria Histórica. Perfecto, pienso.  Llevaba un par de días bucando a una buena fuente al respecto y nada mejor que de la que emana el agua. O la Ley, en este caso. Esperaba un trámite para concluir la hora y la persona indicada.

Después de un par de hora, llega la llamada. “Anote el número: XXXXX6, le atenderá a las nueve, hora de Madrid, luego tiene que tomar un avión y no podrá”. No es una fuente cercana, ni mucho menos, por lo que no puedo rechistar. “Ok, está hecho”, respondí. Un único inconveniente: A las nueve hora de madrid es a las tres de la mañana hora de Guayaquil. El madrugón merecerá la pena, seguramente, y la fuente es necesaria para el reportaje, pero son los inconvenientes de las entrevistas a la hora española cuando no estás en el país.

Columnista contra periódico en el que trabaja

Javier Armentia proclama en su columna de la contraportada del Diario de Navarra su sentir, en este caso, contra una decisión tomada por parte de la dirección del periódico para el que escribe. Pone en duda la credibilidad que aportará al diario, y a él como lector, el hecho de que el periódico para el que trabaja, el que acepta sus columnas de opinión como contraportada, nada menos, venda con el número del día unos cedés del “programa pseudocientífico” de Iker Jiménez. Armentia se muestra valiente y titula la columna “No con mi silencio”. El periódico publica tanto su sentir, contrario a una decisión comercial del rotativo, así como el día que comienza a distribuir los libretos, hoy, publica también una carta al director con su firma. El periódico da rienda suelta a un crítico dentro de la casa, sí, pero también sabe que esta crítica va a atraer a los lectores que no habían conocido aún la promoción. Estrategia de marketing asumiendo una crítica en alto para llegar más.

Armentia, por su parte, culmina su columna de forma gloriosa:

Estos días he tenido ocasión de expresar mi malestar ante la dirección del periódico, y hoy mismo, cuando aparecen los libros, la dirección ha publicado la carta que hago también pública en esta pecera. Por supuesto, el que publiquen mi dura protesta no justifica el desaguisado que se comete a partir de hoy cada semana. Pero, claro, si mi protesta no fuera la única, si realmente un periódico recibiera más noticias de la protesta de sus lectores ante una estupidez como la de ceder su imagen a los intereses de esa mal llamada “investigación” de misterios irresolutos del Sr. Jiménez, quizá, sólo quizá, en el futuro tendrían más cuidado.