Deportados

He tenido la suerte de trabajar en procesos migratorios de varias regiones del mundo. Bueno, más que trabajar, preocuparme por ellos e informar, ya sea mediante reportajes, entrevistas o simples noticias. No es trabajar directamente con el proceso en sí, pero es tocar su entorno. Adentrarse, al menos un poco, en el desarrollo de los mismos. Ver historias de cerca. Palparlas. Olerlas. Y poder contarlas. Sigue leyendo

El hombre encaminado a ser un lobo para el hombre

Pasan los días y los conflictos se amontonan. India, Pakistán, Somalia, Nicaragua, Tailandia. La pobreza se harta de gritar basta y a África le comienzan a flaquear las fuerzas, afectada por la disminución de la generosidad de los países más poderosos. Cuando tengo, hago que te doy, cuando no hay, te mueres. Los problemas económicos han dejado paso a los bélicos, quién sabe si fogueado por el dinero y hartos de ser la portada de la puerta del infierno. La entrada ardiente que espera a los ciudadanos dispuestos a caminar por un mundo en llamas. Apartando cuerpos de cada rincón y esperando ser el último, el único superviviente. El hombre, encaminado a ser un lobo para el hombre, si no lo remedia acabará con él mismo.

Soria y su precipitada llegada a Barajas

Vi a José Manuel Soria el pasado miércoles en el Aeropuerto de Gran Canaria. Apenas había pasado unas horas del trágico accidente de Barajas. El vicepresidente del Gobierno de Canarias estaba visiblemente afectado. Fue la segunda autoridad pública en llegar, tras Carolina Darias. Más afectados estaban los familiares, evidentemente, que se arremolinaban entre llantos e incertidumbre en la calurosa sala facilitada por AENA.

El Plural rescata unos días después la historia que se contaba en los topsecret de Canariasahora. Soria se coló en el primer avión que fletó Spanair para ir a Barajas. Con algunos familiares aùn en tierra, era el único político, junto con su sombra Mercedes Roldós, consejera de Sanidad, y un supuesto escolta, Juan Santana (jefe de prensa), que allá se fue. Otros, como Mari Pino Torres, alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana, que había perdido a uno de sus concejales, y compañero de partido (NC), me consta que cedió su puesto a los familiares directos de las víctimas.

El acto le está costando críticas duras. Marketing político dicen. Poco rentable, esta vez. En esta ocasión Maquiavelo parece haberle jugado una mala pasada.

Verde sobre negro

La cumbre ya tiene color otra vez. La reserva de Inagua presencia casi impasible como el verde vuelve a florecer en los troncos de los miles de pinos que la pueblan. Las piñas al arder diseminaron multitud de semillas que hoy son pequeños pinos que rodean a sus mayores. Los más ancianos son los que más sufrieron. Algunos cayeron, como el de Pilancones, pero otros, como el del Mulato, aguantarán, por lo menos, un par de siglos más, según indican los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria. Sigue leyendo

La expulsión es la Ley

Hace pocos días leí una información en El País, en su edición en papel, cuyo subtítulo era “Fernández de la Vega dice que la expulsión es la Ley“.  El mismo tufo racista y protocolario que Corbacho. De hecho, se lo habrán contagiado mutuamente y estarán contentos. Después dirán que el drama de la inmigración se combate gobernando la situación. Dirán, también, que hay que ser tajantes para cortar la llegada de las personas que no tienen para vivir en sus casas.

Aunque, por otro lado, cuando interese abrirán las puertas, como hace tres años, o en época de zafra. Ahí son amigos salvadores. Amigos que generan superavit y que hacen de España un lugar multicultural.

A los inmigrantes no los matan su decisión de emigrar ni el como lo hacen. Los mata la incertidumbre a la que los condenan las malas políticas hechas por los hombres (y mujeres). Aquella frase que recordé decía: Guns not kill people. People kill people. Pues lo mismo.

Nagris arrasa Myanmar

No gana para sustos el país del sudeste asiático. Lo de el fin de semana, más que un susto es una realidad y es que los datos son devastadores:

20.000 casas destruidas

90.000 personas sin hogar

350 muertos

Fuente: El País