A Bermejo lo sustituye un Gallego

Sólo un apunte.

A Bermejo lo sustituye un Gallego, vaya por Dios. Francisco Caamaño. Casualidad, destino, quién sabe, pero tan cerca de las elecciones de Galicia, reñiditas como presuponen, el PSOE inicia la huida hacia adelante ejecutando un plan de shock de reanimación para la candidatura socialista de Galicia. Un plan no premeditado, supongo, pero que la cacería ha puesto en bandeja. Y que, por otro lado, ha puesto en marcha la cacería.

Cacería, palabra latina proveniente de captiare, en uno de sus usos coloquiales significa adquirir con destreza algo que no se esperaba o difícil de lograr, y en este sentido el PSOE, de paso, ha salido en busca de algo que cazar en Galicia.

Memoria histórica, derecho y necesidad

Un pasaporte. Una esperanza.

Un pasaporte. Una esperanza.

Una disposición de la Ley de Memoria Histórica permitirá que los nietos de emigrantes españoles, exiliados de la guerra civil y dictadura o no, puedan solicitar la nacionalidad española. Es una “ley de hijos, que se convierte en ley de nietos”, según me explicó la cónsul española de Guayaquil, Sofía Ruiz. Hasta aquí, todo perfecto. Sigue leyendo

La libertad de expresión en el fútbol

Kanouté celebra el gol como considera. Imagen de AFP.

Kanouté celebra el gol como considera. Imagen de AFP.

No soy jurista, ni pretendo serlo, pero hace días que le doy vueltas a la multa que le han impuesto al delantero del Sevilla Kanouté por, tras marcar un gol, celebrarlo alzándo la camiseta de su club y mostrando otra de apoyo al pueblo palestino. Amigos futboleros, más que yo, me dicen que es normal, porque el fútbol no entiende de política, argumento que pongo en duda. Es que no se ha relacionado al Real Madrid con Franco documentadamente. O es que Laporta no hace claras expresiones catalanistas a la par que dirige la nave del F.C. Barcelona. La liga no puede multar a Laporta por su apoyo al pueblo catalán, algo que no deseo desde luego.  O es que no suenan los himnos nacionales cuando comienza el partido de una selección. Himnos ligados a la política, sin duda. De todas formas, quizás algún jurista me lo pueda explicar: es que no está por encima el derecho fundamental a la libertad de expresión que cualquier norma que puedan poner en la Liga, por absurda que sea y al margen de la sociedad que esté.

Sin duda, quizás hayan cumplido las normas con la severa multa, pero desde luego que han quedado retratados, en la Liga, como permanentes residentes en un recinto feudal, en el que el cacique manda sobre todos los demás y estos sólo deben hacer aquello por lo que les pagan. Jugar al fútbol, como meros muñecos de futbolín. Nada más. ¿No puede un futbolista mostrar algo por lo que siente rabia porque pertenece a la Liga de Fútbol?. No digo que muestre una camiseta de apoyo a Hamas, sino al pueblo palestino, como hizo. Nadie es de nadie y en todo caso, sería el Sevilla F.C. el único que pudiera llamarle la atención, porque viste su camiseta y porque le paga.

Trilogía del caso Salmón: La solución no llegó ni con “la artillería pesada”

Era un trilogía. Dos seguidas, un día en blanco, ayer, y hoy la tercera parte. La trilogía pretendía explicar parte del ‘Caso salmón’, caso en el que el protagonista es el segundo al mando en la nave del Gobierno de Canarias: José Manuel Soria.

El denunciado y el denunciante

El denunciado y el denunciante

El pasado domingo, el periodista que firma este resumen, Pedro Guerra,había escrito que una “oleada de presiones” estaba cercando Vegueta, en referencia al Palacio de Justicia, sin explicar más sobre esta nimia cuestión. Con curiosidad bélica, casi fílmica, aguardaba el momento de la publicación de la tercera parte. En ella, esperaba encontrar la solución a la “oleada de presiones”.

Ya estaba aquí. El titular es prometedor: El despliegue de la artillería más pesada. Allá que fui a leerlo, esperando encontrar esa artillería, esa pesadez extrema,pero me llevé un tremendo chasco cuando no encontré más que un repetitivo análisis que no aporta mayor novedad y una reiteración, como buen resumen que es, asumo la culpa por esperar algo más, de los ataques a La Provincia, uno de los periódicos que ha seguido el caso, que ha perpetrado Soria.

Aunque realmente el que lo ha promocionado hasta la saciedad es Canariasahora, de hecho su director, Carlos Sosa, fue el que puso la denuncia. La Provincia, por su poder de difusión, sin embargo, es el que lo ha elevado a los altares de la indignación máxima de Soria.

Hamaca,que no polémica cama, de Anfi Tauro. Imagen de www.anfitauro.es

Hamaca,que no polémica cama, de Anfi Tauro. Imagen de http://www.anfitauro.es

Cerca del lugar en el que Soria plantó su innecesaria bandera se está cociendo parte del Salmón, debe pensar el vicepresidente del Gobierno, cuando este periódico lo único que ha hecho es ir publicando lo que puede al respecto. Publicar, oiga, no publicitar. Quizás, Soria pensó que esto, con Canariasahora, nunca llegaría a trascender a esta escala. Pero a todo cerdo le llega su San Martín y el hombre pegado al bigote, entre una cosa y otra, no debe estar durmiendo bien. O sí, vaya usted a saber.

Así las cosas, como lector, me quedo con las ganas de saber:

¿cuáles son las presiones?, ¿de dónde vienen?, ¿por qué no se denuncian? y si la artillería pesada consta de las críticas a La Provincia o de más cuestiones que tampoco salen a la luz.

La Foto: Subirse al carro de la Justicia

J. Pérez Curbelo es el autor de la fotografía. Es un reportero gráfico del diario Canarias7, que en su edición dominical publica unas fotos que a la par son reveladoras y definen la situación actual de la Justicia. Elaborado por Antonio F. de La Gándara, y es la segunda vez que lo nombro en menos de una semana, el reportaje evidencia las dificultades logísticas del funcionariado de Justicia.

59 Segundos: “Aún siendo imperfectos, prefiero que me juzgue un juez que una máquina”

Miguel Ángel Parramón, instructor del Caso Eólico, entre otros, es un juez interesante. Contesta, como casi todos los jueces, con exquisita puntualidad. No se recrea en la respuesta, ni le atribuye adjetivos innecesarios. Es sensato y real. Roza la perfección oral, como buena sentencia judicial. Ayer, día en el que los jueces se manifestaron, participó en 59 Segundos, edición Canarias, y dejó meridianamente respondidos a los seis periodistas que estaban allí para preguntar por todos los recovecos, claros y oscuros, de la Justicia canaria.

En una de sus reflexiones, Parramón señaló que “las personas, además de sexo e ideología, tienen simpatías”, sean jueces o no. Contestó de esta forma a un periodista que preguntaba por filtraciones a medios amigos. Aún así, defendiendo la simpatía, Parramón culminó añadiendo que “aún siendo imperfectos, prefiero que me juzgue un juez que una máquina”. Y sonrió. Mientras el periodista le miraba semialelado, Parramón ya esperaba otra pregunta.

Canariasahora publicó hace poco una fabulosa entrevista con este juez, eso sí, algo peculiar.