La Foto: Bethencourt, Madonna y Kirchner

El trio la la la

Me encontré esta foto. Irrepetible instantánea. Kirchner, Bethencourt y Madonna. Tres poses, tres mujeres. La sonrisa de Kirchner enseña los dientes. Es más artificial. El cuello estirado como un pavo real. Madonna sonríe cariñosamente, queriendo dar consuelo. Bethencourt sonríe afectivamente, sincera. La Kirchner lleva el pelo suelto. Es la anfitriona de tan galante acogida. Le dio tiempo a preparse. Madonna lleva tirabuzones interminables en su impecable melena rubia. Bethencourt lo lleva recogido, no está para peluquerías ni tirabuzones.

Detrás de la Kirchner hay un cuadro, opulencia, artificialidad, realidad pintada al óleo para maquillar. Detrás de Madonna la ventana, el mundo abierto por montera. Alfombra roja y muchas luces. Detrás de Bethencourt no se sabe. En ese oscuro pasado tiene que haber muchas desgracias e imágenes imborrables que deseó no haber vivido nunca.

Habla Bethencourt y las demás escuchan. Probablemente tengan más que contar, pero importa más lo humano que la gestión o el espectáculo. De una se dijo que sucedía a Evita Perón, otra la encarnó para el cine y Bethencourt ahora mismo es la bandera de la libertad. Kirchner se pasea por los países de mesa en mesa presidencial, acudiendo a opulentas cenas para hablar de las miserias y como arreglarlas., enfrascada en su burbuja de la política. Madonna se pasea por los países visitando hoteles y escenarios, viendo sonreir a los fans y enfrascada en su burbuja de la fama. Bethencourt se pasea por los países, hablando con presidentes y con niños, recibiendo algún reconociento internacional y enfrascada en su burbuja del secuestro. Tres burbujas en una foto. Tres vidas tan diferentes. Tres vidas tan similares. Burbujas, banderas y libertad.

Anuncios