En el País Vasco ganan los perdedores

Voilá. Se hizo la magia de la democracia y en otra región gobernarán los perdedores. ¿Saben qué tienen en común el País Vasco y Canarias?. Al margen de lo esplendoroso de algunas de sus playas, que sus gobiernos están, en las Islas, y estarán, en Euskadi, regidos por perdedores. Por partidos políticos que no ganaron y que azotarán con los flecos de un sistema mejorable a su ciudadanía. Sigue leyendo

Anuncios

El cambio se llama Juan Fernando

Se puede estar de acuerdo con él o no, pero el cambio en Canarias pasa por Juan Fernando López guilar, porque lo demás es más de lo mismo. Estaba pendiente de la primera entrevista que concediera en los clásicos programas matutinos de radio después de salir reelegido secretario general del PSC-PSOE y la ofreció, larga y distendida, en El Correillo, de Canariasahora radio.

Aun enredándose en sus propios y elaborados palabros, Juan Fernando lanza un mensaje claro que debería ser el aire que sople las velas de su buque. “Cambiar Canarias”, curiosamente el lema tendría las siglas de CC. Pero va más allá, se trata de cambiar la clase política existente, enfrascada en dimes y diretes y acartonadas bajo el grifo del dinero público para hacer de canal hasta llegar a los bolsillos de los empresarios amigos. Con la boca abierta esperan los empresarios fieles. Los empresarios del discurso plañidero y llorón que llevan 25 años de autonomía sedientos de dinero y 14 buscando por las esquinas y esperando que ATI-CC ofrezca “otra subvención”.

Juan Fernando López Aguilar, en el congreso, se ha tenido que enfrentar a la oposición de Jerónimo Saavedra que ha postulado un discurso del que ha resultado apartado. Con la retórica y ambigüedad de Saavedra, nunca se sabrá si lo hizo para que Juan Fernando espabilara o porque realmente él estaba a favor de buscar un pacto en Tenerife que aupara a unos cuantos cargos públicos socialistas y se enfrentaran al voto que dio el electorado, que no era otro que el del cambio. O sí, quizás se sabe, y debería reconocer que la política de pactos en Canarias está más que viciada, y si el PSOE debiera mantener algún valor hoy en las Islas, precisamente debería ser el de enfrentarse al pasado. No vale la pena fusionar un brillante presente con un turbio pasado.

26 escaños en el Parlamento de Canarias es solicitar el cambio. La transición, el cese de abusos de poder de Coalición Canaria, en esta ocasión acompañada por el PP, pero en tantas otras por el mismo PSOE, ese que Juan Fernando no quiere que vuelva.

Decía esta mañana el secretario general del PSC-PSOE, respondiendo a una pregunta de Juan García Luján, que es posible ganar sin la reforma electoral. “Porque quién gobierna no la quiere, pero los que votan, para poder cambiarla, son todos los canarios”. Esta es la baza que deben jugar los socialistas. Buscar cambiar las formas de proceder en Canarias. Buscar más transparencia política, que en Canarias ha sido un juego de oscuras cavernas en la que el tuerto era el que más veía. Porque Canarias se merece otra clase política, aunque sólo sea por eso, el cambio se llama Juan Fernando.

El mapa de Canarias

El mapa político de Canarias está complicado. Complejo, difícil, irracional, sucio, corrupto, sin ideas, sin líderes, obtuso e incluso borroso. Comencemos por partes y sin ir más allá de la capa superficial de polvo que manchas las insignes letras de cada partido. Sigue leyendo

La policía canaria

El día de la polícia, hoy, el máximo representante del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, han vuelto a enfrentar sus discursos sobre la necesidad o no de su creación. Llevan un tiempo con esta discusión. Lo cierto es que la sociedad, en principio, por cifras no demanda una policía autonómica, que todo hay que decirlo, costaría un pastizal. El propio presidente ha demostrado que se trata de un capricho ideológico, cuando a las primeras de cambio, a una mal dada económica, dice que puede esperar.

Sin embargo, la defiende. Y defiende su futuro. De hecho ya se presentaron hace unas semanas los trajecitos que llevarán, dignos, por cierto, de moda cálida. El Canarias7, en su edición digital, ha propuesto una encuesta en la que los ciudadanos están votando si “creen necesaria su creación”. De sobra es sabido que no es científica esta encuesta, pero bueno, siempre deja una pequeña huella del sentir popular de, al menos, los lectores de este periódico.

El resultado a la hora de la publicación de este post es que con 188 lectores votantes, el 80% la rechaza. Esto tiene dos lecturas: O hay un gran antiriverismo-y-todo-lo-que-tenga-que-ver-con-el-Gobierno-de-Canarias o realmente la inmensa mayoría de los lectores votatnes sienten que no es necesario tal cuerpo de seguridad.

El ministro canario

Hay quien anda rasgándose las vestiduras porque Juan Fernando López Aguilar no ha sido uno de los “elegidos” por Zapatero. Hay una corriente que lleva la marejada de “desprecio” hacia el trabajo del político del PSC por parte del presidente del Gobierno, al tomar esta decisión de ausentarlo de las caras más públicas del Ejecutivo.

No es fundamental la presencia de un ministro canario para canalizar las políticas que necesite la sociedad de las Islas, y si lo fuera sería denunciable. Si así lo exigen, quién lo hace, ¿Puede demostrar que las comunidades obtienen privilegios cuando hay un ministro de la tierra? y si es así ¿Por qué no lo denuncian con datos?

Los que “aman Canarias” deben andar contentos, cuentan, pero es que JFLA vuelve a demostrar que sin estar, estando, o a medio estar, como verdaderamente está, saca los colores y las vergüenzas del nacionalismo que ve, por primera vez en muchos años, su poder administrativo tocado, y con probabilidades de hundimiento inminente.

Es un parecer, pero JFLA, aunque no gobierna en Canarias después de postularse, y aun si volviera a salir derrotado, vía formula similar a la actual, tiene la batalla moral ganada.

El pinchazo a Adán Martín

Antonio F. de la Gándara, excelente y experimentado periodista, relata en la edición de hoy de Canarias7 una de las conversaciones más esperadas de la historia reciente de Canarias: La mantenida entre Adán Martín, ex presidente del Gobierno de Canarias, y el empresario Santana Cazorla.

El periódico en su edición en papel, titula a cuatro columnas: El caso Góndola, al descubierto: “El informe es negativo pero ya lo hablo yo” y un subtítulo que aclara: “Salvador Iglesias medió en favor de Santana Cazorla“. En su edición digital, por otro lado, titula: “El “pinchazo” a Adán Martín”, título traido también a la línea titular de este post.

El presidente en la noticia deja ver detalles, una de esas noticias que merece la pena parar a leer con atención. Es, aunque parezca surrealista, el nivel de una conversación entre un presidente del Gobierno canario, alguno de sus técnicos más importantes y un empresario interesado.  Un absoluto “compadreo”, como dice Francisco Suárez Álamo, director de Canarias7, en su columna diaria.

Comentario: Coge tu chaqueta y póntela

Coge tu chaqueta y pontela o quitatela que calienta el sol. Así se mueve Coalición Canaria, sin coherencia ideológica más allá de estar al servicio de quién pone el dinero, dicen, para servir mejor a Canarias.

Una curiosa forma de pactar, votar, decidir y vivir en la política siempre ligado al más fuerte. El voto favorable a Bono en el día de ayer ejempliza un gesto cariñoso forzado por la situación que exigía el PSOE. Pero ahí está CC, respondiendo, con orgullo incluso. Política del siglo veintiuno, que dirán algunos. Política financiera, en todo caso.

En esa política del nuevo siglo existen aún políticas y políticos coherentes. Nafarroa Bai ha sentenciado prácticamente al PSOE por su unión con el PP en Navarra y la supuesta incoherencia política de pactar con aquellos que “cabalgan sobre la apocalipsis“.