Domingo democrático en Sudamérica: Ecuador y Bolivia

Como anunciaba ayer, hoy sería un domingo democrático en Sudamérica. Un domingo en el que Bolivia y Ecuador, con diferente importancia en cada uno de los comicios, acudiría a las urnas para decidir, que al fin y al cabo es lo importante. Poder de decisión. Aunque luego los políticos se pasen por el arco del triunfo las promesas, pero para castigar eso y hacer que maduren ya habrá tiempo. En Bolivia, según los sondeos realizados a pie de urna, el 60% de la población ha votado sí a la nueva Constitución. Es el dato que se barajaba antes de hoy y se ha ejecutado casi con perfección.

En Ecuador, por su parte, al menos en las provincias de Pichincha y de Azuay, el 80% ha elegido a Rafael Correa como candidato a la presidencia de Ecuador, para las próximas elecciones de abril. Se cumplió así, no sin cierta polémica en Ecuador, un domingo más de democracia en Sudamérica.

Anuncios

Domingo democrático en Sudamérica: Ecuador

fondo

Bandera de Alianza Pais, partido del presidente de Ecuador, Rafael Correa

Por otro lado, Ecuador. Los ciudadanos ecuatorianos podrán hoy elegir a los candidatos a las alcaldías y prefecturas de Alianza País. Este es el partido del presidente, Rafael Correa. Todos los ciudadanos ecuatorianos, en el ejercicio sano, algunos dicen que confuso, de la democracia, se podrán acercar a más de 24.000 puntos electorales para elegir a sus candidatos. No es obligatorio el voto, pero el partido se somete de esta forma a la decisión de los ciudadanos, de todos y cada uno de los ciudadanos que quieran decidir. Huyen así de imponer ni siquiera a los candidatos. Un ejercicio extraño y novedoso, pero que sigue aportando útiles a una democracia en reconstrucción. Herramientas para una democracia necesitada de reformas. Sigue leyendo

Internet, televisión y democracia

Internet es un medio de comunicación democrático, el que más sin duda. No quita que otros lo sean, cada vez más, pero gracias a la herramienta online la transformación está siendo más rápida y eficaz.

Las elecciones que se avecinan serán recordadas por ser las primeras en las que la red y la comunidad intervino es los debates o entrevistas a los candidatos a la Presidencia del Gobierno. En otras palabras, las primeras en las que un candidato respondió a la pregunta de un usuario de internet, a un ciudadano de a pie.

Es el bienio de Youtube, la época del Adsl y el momento en el que sala de conversación más amplia se llama Messenger. No es banal la relación de la televisión con la red. Los usuarios de internet son protagonistas principales, más si cabe, que los televidentes pasivos. La televisión ya no avanza sin conexión, la necesita para sobrevivir. Será un fracaso una entrevista con poca audiencia. Pero ¿Cómo valorarán los programadores una entrevista anunciada a bombo y platillo en la que reciban pocas preguntas de los internautas?. Como un soberano estallido que haga replantear su política hacia internet.

El hecho de tener que utilizar un ordenador o cualquier otro instrumento conectado a la red para poder colaborar de forma activa en la producción de una entrevista, hace que la televisión tenga que correr a buscar su cable. Con el mando debiéramos poder hacer preguntas al instante. Detener la imagen, renovarla.

En definitiva, dejar de ver la televisión, para navegar por ella. Sólo entonces, la televisión recobrará el valor perdido.