Olores de Guayaquil

Tomó sus gafas de encima de la nevera, de 1 metro de alto, no se crean que hablamos de gigantón, y cerró la puerta apurado. Llegaba tarde, como casi siempre. Sigue leyendo

Anuncios