La Portada del día II: El discurso de Obama despierta a los Estados Unidos

Siendo un día tan informativo como este, voy a permitir la licencia de escoger dos portadas dedicadas a las elecciones de Estados Unidos. La anterior que hacía referencia a Marthin Luther King y esta que hace referencia al sueño de Luther King, Obama. Público demuestra nuevamente su frescura y clava una portada espectacular con una inmensa cara de Obama en la pose perfecta y, algo que me gusta, ocultando incluso parte de la mancheta. Así sin ataduras.

Obama en PúblicoAquí les dejo el discurso que dio después de conocer los resultados anoche:

Anuncios

El Obamamóvil

Ahora que comienzan a votar los americanos de los Estados Unidos y en previsión de que se cumplan los pronósticos, lanzo una idea para que los que lo deseen cumplan su sueño americano. Construyan el Obamamóvil. Después de la exitosa campaña electoral que ha hecho Barack Hussein Obama, como le llaman los republicanos, se ha convertido en un halo de esperanza difícil de evitar. Igual que se ha transformado de ser humano en ser esperanzador, puede pasar a ser frustrante o a ser envidiado, incluso a ser blanco de cualquier asesinato, que no de piel. Construir un coche en el que Obama se traslade ladeando la mano cual Reina Sofía inmersa en polémicas de salsa rosa y ketchup en la ropa. Para que se pasee por las calles masificadas sin que nadie pueda francotirar al negro. Claro, que ahora ya cualquier alcantarilla puede hacer reventar una ciudad entera y una carta puede contener la cantidad justa de veneno para matar a un país. En este mundo loco de seguridad, que parajodas, morir quizás sea lo más seguro. Claro que para eso, mejor no jugar. Lo dicho, un Obamamóvil antiradiactivo, que sostenga ataques nucleares, blindado, por supuesto, y con dos plazas, por aquello de la foto familiar.

La Foto: La lengua de McCain

Hace poco más de 36 horas que concluyó el último debate entre Obama y McCain. Lo vi y presencié la retahíla de argumentos y falacias que vertieron por sus boquitas. Pero, válgame la tecnología, que al ojo humano se le escapan detalles, momentos, instantáneas que sólo un reportero gráfico con un tele es capaz de captar. Fotogramas de la escena, quizás inadvertidos para los espectadores, pero existentes. Me refiero a esta fotografía:

La verdad es que es desafortunada, y desafortunadamente, también, para los republicanos muestra lo que fue el debate. Mientras Obama caminaba con paso firme erguido, mostrando argumentos, con las ideas asentadas, sin tambalearse ni un ápice de su convincente mirada, McCain tuerce el gesto. Los brazos y sus limitaciones. Los dedos y como los estira. Va a la caza de Obama pero no llega. Se arruga. Saca la lengua, está exhausto. ¡Vaya lengua mr McCain!. Está seca, cansada, la lengua digo, de decir barbaridades y no acercarse a Obama.

Barack Obama, a todo esto, delante de él, en los sondeos, en autoestima, en sentirse presidente, en apoyos populares y en la fotografía, camina firme hacia la Presidencia. Sólo un disparo, como se ha sugerido en algunos encuentros republicanos, lo impediría.

A Obama se le ve su pin, el anillo de boda, la corbata elegante roja. A McCain, ni el pin representativo, ni el anillo, ni la corbata y además el desafortunado gesto que se ha comentado. Desgraciada la foto, agraciados los demócratas.