La Portada del día: 3 millones de parados, 1 millón sin ninguna prestación

Portada de El Periódico

Los titulares del día se revuelcan en la pésima cifra y el deterioro de la masa muscular laboral española. Casi tres millones y Solbes se resigna, podría ser una oración que resuma los titulares de la prensa española. Pero, El Periódico aporta otro dato que quizás es más interesante. De los casi tres millones de parados, hay un millón que no cobra ninguna prestación. 0 euros. Nada. El vacío. Ese millón es el riesgo de la crisis, los que ya han salido del “seguro de desempleo”.

La portada del día: El pago por las bolsas de plástico divide al Govern

El periódico sigue tocando el tema de las bolsas de plástico

Cataluña trata desde hace algunas semanas un tema que me interesa. Tratan los políticos de articular medidas para reducir el salvaje consumo de las bolsas de plástico. La verdad es que es una lástima que este debate sólo se produzca en Cataluña y no se extrapole al resto del Estado, pues sería una cuestión prioritaria para la reordenación de residuos. A saber, prácticamente la totalidad de los españoles consumen bolsas de plástico sin control, en los supermercados, sobre todo. En Cataluña se estudia el pago de las mismas, pero como casi siempre, ICV es el único partido que respalda la iniciativa sin reparos. Los demás, como casi siempre, divagando sus pros y contras, sopesando los puestos de empleo de los fabricantes de bolsas y otras bainas que no mejorarán el medio ambiente y la cultura del reciclaje, que es bien para todos y no sólo para unos pocos. Por esto, y por la foto de Venecia bajo el mar, la portada del día es la de El Periódico de Cataluña.

La Portada del día: Arde California

Con unas horas de retraso llega este post. La portada del día escogida hoy es la de El Periódico, por varias razones. En principio, la llamada de atención es importante, con una foto del brutal incendio que asuela California y que ha provocado decenas de miles de evacuados. Pero también titula otras dos noticias interesantes en la portada. Abriendo, subraya que los países emergentes han ganado la cumbre del G-20, lo que significa que se puede empezar a vislumbrar un nuevo orden mundial. Esta información hay que tomarla con cautela, pero esto no quita para que ahí esté e India y China, especialmente, comiencen a liderar otra alineación internacional. Ojo con Brasil en esta jugada. La otra información destacable es que Hospitalet pierde su último reducto agrícola, noticia que se podría encuadrar en la batalla que ha ganado la conversión industrial a la agrícola en España. No será la primera, la única ni la última ciudad de periferia que pierda su valor agrícola al ser arrollada por la ciudad y sus puestos de empleos y desarrollo prometido.

El Periódico

Portada del día: Ley de Dependencia en Cataluña: 62.474 tiene derecho, 31.161 cobran

Tengo un comapñero periodista que es especialista en la implantación de la Ley de Dependencia en Canarias y cuando vea esta cifra se va a asustar. Pero dicho esto, sin que la noticia sea lo que me lleva a traer la portada hasta aquí pues la cifra en Cataluña parece mucho mejor que en Canarias, el recurso gráfico numérico llevadoa a la portada no puede ser más claro y ejemplar. José Montilla, presidente de la Generalitat de Cataluña montó en colera el fin de semana y criticó a su propio jefe de filas, y presidente del Gobierno de España, diciendo que “el Estado no está a la altura ” en la Ley de Dependencia, “por la falta de cofinanciación. Aquí, en Canarias, imaginen el problema, no está a la altura el Estado y muchísimo menos el Gobierno de Canarias y la consejera del ramo, Inés Rojas.

Portada del día: La crisis sale a la calle

Será un punto de inflexión. La crisis financiera comienza a tener un efecto real en las economías domésticas, el cínico nombre que se le ha puesto a la economía real. La tangible. La del día a día. El Periódico lleva hasta su portada las consecuencias inmediatas y titula: La crisis sale a la calle. Es posible que esto no haya hecho más que empezar y que las calles vayan a ser testigo de una situación que avanza implacable aunque se ofrezcan soluciones por parte de las administraciones. Puede pasar que la solución no sacia la avaricia de dinero del sistema, que ingiere sin parar.