La Foto: Bethencourt, Madonna y Kirchner

El trio la la la

Me encontré esta foto. Irrepetible instantánea. Kirchner, Bethencourt y Madonna. Tres poses, tres mujeres. La sonrisa de Kirchner enseña los dientes. Es más artificial. El cuello estirado como un pavo real. Madonna sonríe cariñosamente, queriendo dar consuelo. Bethencourt sonríe afectivamente, sincera. La Kirchner lleva el pelo suelto. Es la anfitriona de tan galante acogida. Le dio tiempo a preparse. Madonna lleva tirabuzones interminables en su impecable melena rubia. Bethencourt lo lleva recogido, no está para peluquerías ni tirabuzones.

Detrás de la Kirchner hay un cuadro, opulencia, artificialidad, realidad pintada al óleo para maquillar. Detrás de Madonna la ventana, el mundo abierto por montera. Alfombra roja y muchas luces. Detrás de Bethencourt no se sabe. En ese oscuro pasado tiene que haber muchas desgracias e imágenes imborrables que deseó no haber vivido nunca.

Habla Bethencourt y las demás escuchan. Probablemente tengan más que contar, pero importa más lo humano que la gestión o el espectáculo. De una se dijo que sucedía a Evita Perón, otra la encarnó para el cine y Bethencourt ahora mismo es la bandera de la libertad. Kirchner se pasea por los países de mesa en mesa presidencial, acudiendo a opulentas cenas para hablar de las miserias y como arreglarlas., enfrascada en su burbuja de la política. Madonna se pasea por los países visitando hoteles y escenarios, viendo sonreir a los fans y enfrascada en su burbuja de la fama. Bethencourt se pasea por los países, hablando con presidentes y con niños, recibiendo algún reconociento internacional y enfrascada en su burbuja del secuestro. Tres burbujas en una foto. Tres vidas tan diferentes. Tres vidas tan similares. Burbujas, banderas y libertad.

Anuncios

Fama en prime time

Tenía cierta curiosidad por ver como respondía el talent show de Cuatro en horario de máxima audiencia. Era uno de esos momentos de ingenería televisiva, de programar y contraprogramar, de probar si la gallina realmente pone huevos de oro, o tan sólo son dorados.

En general Fama tiene muy buena aceptación entre la audiencia. También hay un seguimiento masivo de su website, pero situarla los domingos en el prime time, aunque sean las galas, es un suicidio. No hay quien pueda competir con Aída, por ahora al menos. A pesar de que la serie de Telecinco muestra algo de debilidad argumental, la audiencia es fiel y le está respondiendo. No son tan borregos como algunos teóricos creen y la prioridad sigue siendo Esperanza Sur.

A pesar de ello obtuvo un gran resultado atrayendo a 1.831.000 espectadores, lo que supuso un 10,8 de share. Le han restado algo a la serie que protagoniza Carmen Machi, 300.000 espectadores menos que la pasada semana, pero habrá que ver como sigue este duelo entre David y Goliat.

Ayer, a pesar de ser un espectador habitual de las aventuras de Aída, no vi ni una cosa ni la otra, me tocaba turno el fin de semana y llegue tarde a casa, lo justo como para preparar la cena y ver un espectacular programa de Redes sobre el tamaño del espacio y las medidas en el mismo. Por cierto, que el espacio incluía un buen reportaje sobre el Astrofísico de Canarias.

Lenguaje matrix para la televisión autonómica…