Anfitrión y difusor

Haciendo un repaso a la prensa nacional e internacional, caigo en la cuenta de que en España se ha magnificado la cumbre del G-20 de Washington. O al menos más que la teoría que de allí saliese, producía cierto morbo la foto del presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, con los principales líderes mundiales y con especial enfasis con George W. Bush, el presidente saliente de los Estados Unidos al que Zapatero le retiró las tropas de Irak. Más que fuertes consecuencias aquello tuvo calidad de un golpe moral que ha marcado las relaciones bilaterales de los dos países en los úlltimos años.

Por ejemplo, la portada de The New York Times es muy ilustrativa al respecto. Ellos, que no esperaban fotos, se han quedado con la teoría y la foto se la dedican a un problema real. Se llevan las conclusiones de la reunión a una esquina de la portada y el Congo y su sangría ocupan la parte fotográfica de la cuestión.
Portada de New York Times

Anuncios

Portada del día: Es esfuerzo del ABC

Portada del Diario ABCNo escojo la portada del ABC porque sea especialmente informativa, por gozar de un diseño innovador o por poseer una frescura antes inusitada. La escojo porque el portadista se esforzó en retratar la cumbre del G-20 a su antojo y a su libre juicio. Es el único periódico del continente, de los que llevan este tema a la foto de portada, en el que muestran a Zapatero apartado del resto, queriendo emular, quizás, otra foto en la que hace unos meses el presidente del Gobierno de España también se quedaba sólo, en el Consejo Europeo, creo recordar. Que no está mal la intención, pero repetida ya hace más ruido que gracia. Descarada intención y poca información. Sobre todo si ningún tema de la actualidad lleva a poder justificarla.

Transición en tiempos de guerra

El presidente Bush está yéndose de la Casa Blanca. Para ello, dice que hará “un esfuerzo sin precedentes” para dejar todo listo al presidente entrante, el personaje más mencionado de las últimas semanas: Barack Obama. No me extraña que, con su historial, subcontrate la mudanza. En unas declaraciones hechas a los empleados de la Casa Blanca, dice que “es la primera transición en tiempos de guerra en los últimos 40 años”. Cabría matizar que cualquier transición hecha bajo su mandato hubiera sido en “tiempos de guerra”, porque apenas estuvo nueves meses, aproximadamente, sin guerra. Llegó a la presidencia el 20 de enero de 2001 y el 11 de septiembre de ese mismo año, cuando derrumbaron las torres gemelas, comenzó la invasión a Afganistán, que empató como buenamente pudo, imponiendo decisiones personales y empresariales a las resoluciones de las Naciones Unidas, con la guerra de Irak. Si le dan un añito más hubiera apuntado las miras hacia otros países en Oriente, creo que ya tenía alguno en agenda. Transición en tiempos de guerra y esperemos que transición de la guerra a la paz.