Sangre en el circo

Ávidos los españoles, sumidos en la actual crisis, y sedientos de respuestas, esperaban sangre en el circo, como si se tratase de Roma. Querían ver correr cabezas y que el preciado líquido rojo fluyera por los ríos del lugar, para, así, constatar que la muerte precipitaría un cambio, al menos eso.  Zapatero sacó el sable. Sigue leyendo

La portada del día: La crisis del exceso o el exceso de crisis

Voy a recuperar el hábito de bucear y buscar la mejor portada del día. Sigue leyendo

59 segundos: Vicente Llorca silencia a Jorge Rodríguez

Comienza con horas de retraso 59 segundos. Lo veo por casualidad porque ya no contaba con él. El consejero de Empleo del Gobierno de Canarias, Jorge Rodríguez, está en el plató. Rodeado de periodistas con ganas de saber como va a sacar del paro a 180.000 canarios. En una exposición inicial Jorge Rodríguez analiza subjetivamente el mercado laboral.

Vicente Llorca, director adjunto de Canarias7, lo observa y en su minuto para preguntar expone una ristra de argumentos comenzando con brillantez diciéndole: “Usted nos acaba de contar la Arcadia feliz”. Llorca termina elegante con el descenso del micro con preguntas claras, datos, cifras, declaraciones y aciones sobre la mesa.

La cámara enfoca a Jorge Rodríguez en silencio. Respira. Y no contesta. Tira del librillo del política y da la misma respuesta que había dado a otra pregunta segundos antes. La misma. Vaya retrato le hizo Llorca a Rodríguez.

59 Segundos: En avión y con contrato, ¡viva el cinismo!

Perplejo. Buscando como un loco el significado de cínico, no encuentro a Jorge Rodríguez, consejero de Empleo del Gobierno de Canarias. Oh sorpresa, no está.¡ Qué rabieta!. Dice Rodríguez que “las personas que vienen en cayuco deberían venir en avión y con contrato”. Claro Jorge Rodríguez. Pero es que también está de acuerdo con el Ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, en que se reduzcan los contratos en origen. Brillante Jorge Rodríguez. Cuando se es consciente de que las personas que llegan en cayuco lo hacen costeándolo a duras penas y que no tienen posibilidad de venir en avión, no diga eso, por respeto y dignidad. Es que hay que escucharlo. Pues el resultado evidente es que Rodríguez rechaza a las personas por su origen. Así de duro, consejero. Y que diga que no.

La policía canaria

El día de la polícia, hoy, el máximo representante del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, han vuelto a enfrentar sus discursos sobre la necesidad o no de su creación. Llevan un tiempo con esta discusión. Lo cierto es que la sociedad, en principio, por cifras no demanda una policía autonómica, que todo hay que decirlo, costaría un pastizal. El propio presidente ha demostrado que se trata de un capricho ideológico, cuando a las primeras de cambio, a una mal dada económica, dice que puede esperar.

Sin embargo, la defiende. Y defiende su futuro. De hecho ya se presentaron hace unas semanas los trajecitos que llevarán, dignos, por cierto, de moda cálida. El Canarias7, en su edición digital, ha propuesto una encuesta en la que los ciudadanos están votando si “creen necesaria su creación”. De sobra es sabido que no es científica esta encuesta, pero bueno, siempre deja una pequeña huella del sentir popular de, al menos, los lectores de este periódico.

El resultado a la hora de la publicación de este post es que con 188 lectores votantes, el 80% la rechaza. Esto tiene dos lecturas: O hay un gran antiriverismo-y-todo-lo-que-tenga-que-ver-con-el-Gobierno-de-Canarias o realmente la inmensa mayoría de los lectores votatnes sienten que no es necesario tal cuerpo de seguridad.

Berlusconi, aquel presidente del siglo pasado

Leo aguerrido y resignado la formación del nuevo Gobierno de Italia. El presidente es Berlusconi, que de por si ya es noticia por lo extravagante del hecho. Sin comentarios. El nuevo Ejecutivo transalpino tiene 21 ministros, de l@s que cuatro son ministras.

Me sorprende, que quieren que les diga. Llámenme español y por una vez no protestaré. Digan que lo de la paridad en España es cuestión de los cuatro últimos años y que mi queja no tiene argumento sostenible, históricamente hablando, pero me parece deleznable el desprecio a la capacidad política femenina al designar menos de un 20% de los ministros del sexo “débli”, que pensará el amigo Silvio.

Eso. Indignación, nada más.