La soberanía nacional en actos de paz

Retiren troooopas, Ar. Fuente: BBC

Retiren troooopas, Ar. Fuente: BBC

Es tal el desequilibrio de las relaciones internacionales en este campo de batalla en el que han convertido el planeta que cualquier permiso queda fuera de lugar. La soberanía nacional debe prevalecer en actos de paz. Dejarnos guiar por otro sino, no sería más que pastar a los pies de los señores de la guerra. En todo caso, se podrá explicar que no es más que un “daño colateral”, expresión utilizada por la OTAN para explicar sus continuos errores en aquel barro del que hoy tenemos este lodazal. Sigue leyendo

La rentabilidad de la guerra de Irak

Los cuidadosos movimientos de ficha sobre el tablero del negocio internacional de la compraventa de armas tienen un estricto sentido comercial, que en muchas ocasiones se alejan del aparente sino político. Después de un periodo de calma en el que los países del Cercano Oriente ralentizaron la compra de armas, desde 2003 se ha vuelto a disparar.

Haciendo caja con las guerras

Haciendo caja con las guerras

La inacabada guerra de Irak, la hostilidad de Irán, las reivindicaciones de los kurdos, la guerra del Líbano o la eterna batalla entre palestinos e israelíes crean una inestabilidad galopante en la regi6n que fuerza la aparición del efecto dominó y propaga el contagia de la compra armamentística. Las cifras sobre el negocio legal de las armas aparecen en un documento elaborado por la ONU sobre la transferencia de armas convencionales a los países en desarrollo.

Estados Unidos vendió entre 1999 y 2003 el 6O,5% de su producción armamentística al Cercano Oriente, para en los tres anos siguientes aumentar hasta el 65,8%. Un rentable negocio que levanta las suspicacias de los analistas sobre los intereses bélicos del país norteamericano en la zona.

Reino Unido, gran aliado de Estados Unidos en la guerra de Irak, entre 1999 y 2003 exportó el 87,9% de sus armas al Cercano Oriente. La cifra es más sangrante en la postguerra, ya que entre 2003 y 2006, el Reino Unido vendió el 95,9% de las armas que produce en la regi6n donde apoyó una guerra que produciría la posterior desestabilización y reacción conjunta hacia la compra de armas.

El conflicto bélico y la posguerra han generado unas cuantiosas cifras en cuanto a los ingresos por la venta de armas. Desde 1999 hasta 2007 el saldo de Estados Unidos tan sólo obtenido con las armas en el Cercano Oriente alcanza los 38,5 billones de dólares. El Reino Unido ha obtenido 25,4 billones de dó1ares en ingresos provenientes de la industria armamentística. Francia, contraria a la citada guerra, también ha ganado dinero elevando la cantidad ingresada a los 13,2 billones de dólares. En frío y a primera vista, el pánico desatado en la zona habría revertido 76,1 billones de dólares únicamente contando las cifras ingresadas en armas por tres potencias occidentales en la zona.

Tony Blair

Tony Blair

El premio Nobel de Economia Joseph Stiglitz publicó en la Milken Institute Review un informe en el que estimó que la guerra de Irak habría costado al Gobierno americana unos dos billones de dólares. Otro estudio de dos economistas del American Interprise Intitute la cifraba en un billón de dó1ares. Unas cifras pírricas comparadas con la posteriormente ingresada.

Dada la situación y ligándola a momentos históricos como pueden ser el apoyo de los Chicago Boys en Chile o la Mafia Malaya de Indonesia, cabria destacar los intereses occidentales, y en particular estadounidenses, en mover las ramas que cobijan las economías emergentes.

Este artículo fue publicado por el autor de este blog en diciembre de 2007 en Canarias7.

El perro de Bush

afhgabo
No se trata del perro de la familia que aún reside en la Casa Blanca. O podría ser. Si fuera, mire las casulidades, y si es verdad eso que dicen de que los perros se parecen a los dueños, el de George Bush, debido a sus torpes intervenciones en público y sus continuas caras y actitudes tontas, sería uno de raza afgana, clasificado por S. Coren en su libro The Intelligence of Dogs.

A lo que iba no es al perro afgano de Bush, sino al atributo que le asignó, a modo de despedida, un periodista iraquí ayer en la rueda de prensa de su visita sorpresa. Por cierto, que el periodista sigue detenido por aquella acción.

Transición en tiempos de guerra

El presidente Bush está yéndose de la Casa Blanca. Para ello, dice que hará “un esfuerzo sin precedentes” para dejar todo listo al presidente entrante, el personaje más mencionado de las últimas semanas: Barack Obama. No me extraña que, con su historial, subcontrate la mudanza. En unas declaraciones hechas a los empleados de la Casa Blanca, dice que “es la primera transición en tiempos de guerra en los últimos 40 años”. Cabría matizar que cualquier transición hecha bajo su mandato hubiera sido en “tiempos de guerra”, porque apenas estuvo nueves meses, aproximadamente, sin guerra. Llegó a la presidencia el 20 de enero de 2001 y el 11 de septiembre de ese mismo año, cuando derrumbaron las torres gemelas, comenzó la invasión a Afganistán, que empató como buenamente pudo, imponiendo decisiones personales y empresariales a las resoluciones de las Naciones Unidas, con la guerra de Irak. Si le dan un añito más hubiera apuntado las miras hacia otros países en Oriente, creo que ya tenía alguno en agenda. Transición en tiempos de guerra y esperemos que transición de la guerra a la paz.

Cinco años de Couso

Cinco años hace ya que mataron a José Couso, cámara de Telecinco que capturaba la imagen para ilustrar las informaciones de Jon Sistiaga. Cinco años de falta de vergüenza, de exigencias limitadas y respeto olvidado a la familia. Cinco años de una muerte sin explicar. Javier Espinosa relata hoy desde Bagdad para El Mundo el aniversario de aquella injusta, no resuelta y cruel muerte, a manos de las tropas de Estados Unidos en plena invasión ilegal de Irak.

“El mismo recepcionista que ha permanecido en el edificio desde hace 20 años se encargó de encender las seis velas que alumbraban de manera simbólica el estrado donde se leía Hotel Palestine”.