La libertad de expresión en el fútbol

Kanouté celebra el gol como considera. Imagen de AFP.

Kanouté celebra el gol como considera. Imagen de AFP.

No soy jurista, ni pretendo serlo, pero hace días que le doy vueltas a la multa que le han impuesto al delantero del Sevilla Kanouté por, tras marcar un gol, celebrarlo alzándo la camiseta de su club y mostrando otra de apoyo al pueblo palestino. Amigos futboleros, más que yo, me dicen que es normal, porque el fútbol no entiende de política, argumento que pongo en duda. Es que no se ha relacionado al Real Madrid con Franco documentadamente. O es que Laporta no hace claras expresiones catalanistas a la par que dirige la nave del F.C. Barcelona. La liga no puede multar a Laporta por su apoyo al pueblo catalán, algo que no deseo desde luego.  O es que no suenan los himnos nacionales cuando comienza el partido de una selección. Himnos ligados a la política, sin duda. De todas formas, quizás algún jurista me lo pueda explicar: es que no está por encima el derecho fundamental a la libertad de expresión que cualquier norma que puedan poner en la Liga, por absurda que sea y al margen de la sociedad que esté.

Sin duda, quizás hayan cumplido las normas con la severa multa, pero desde luego que han quedado retratados, en la Liga, como permanentes residentes en un recinto feudal, en el que el cacique manda sobre todos los demás y estos sólo deben hacer aquello por lo que les pagan. Jugar al fútbol, como meros muñecos de futbolín. Nada más. ¿No puede un futbolista mostrar algo por lo que siente rabia porque pertenece a la Liga de Fútbol?. No digo que muestre una camiseta de apoyo a Hamas, sino al pueblo palestino, como hizo. Nadie es de nadie y en todo caso, sería el Sevilla F.C. el único que pudiera llamarle la atención, porque viste su camiseta y porque le paga.

Anuncios