Lila Downs, en Gran Canaria: Impresionante

Es cierto que iba receptivo al concierto de la mexicana Lila Downs en el Auditorio de Gran Canaria. Es cierto que no soy nadie para hacer una crítica de Lila Downs, ni lo pretendo. Sólo quiero expresar mi entusiasmo al ver, por primera vez, una talento tal sobre el escenario. Downs consiguió poner al Auditorio Alfredo Krauss, con un aforo casi lleno, a sus pies, arrancando aplausos sólo con su voz. La banda sonaba a uno. Conjunción, en el aspecto astral de la palabra, absoluta cuando sonaban y calma posterior. Silencio sepulcral roto a brochazos de aplausos animados. Rancheras seguidas de canciones con cierto olor a Balcanes, a Kusturica me atrevería a decir. Lila Downs, con su terrible voz, pasó por Gran Canaria como un ciclón, hecha una fiera, como siempre, dicen los entendidos, dejando un excelente sabor de boca. “Impresionante”, era el comentario generalizado a la salida.


Anuncios