El ‘Tratado de los días’

Mientras el tratado de los días se va firmando sin sede oficial, sin que deje de pasar el tiempo y los segundos corran su maratón particular, el mundo no para de rodar y dejar lágrimas, sangre, hambre y más injusticias ante las que poco/mucho podemos hacer. Metafísica para los justicieros sin herramientas o con ellas pero ignoradas. Mientras el tratado de los días nos atrapa en su vertiginosa velocidad, salirse de la furia y del ruido aporta una tranquilidad inquietante ante la que poco/mucho podemos hacer.

Mientras alguno lo firman con pajaritas y corbatas, tras micrófonos y atriles, lejos del pueblo por puro protocolo e importancia de los cargos, los dirigidos, súbditos o como nos quieran llamar, nos mantenemos en las trincheras de nuestros problemas individuales, ensimismados en dificultades personales, sin sentido de grupo que, de existir, acongojaría a los de las corbatas, micrófonos, corbatas, atriles y bolsillos largos.

Mientras el elixir del individualismo siga embriagando a las sociedades por imposición de los teóricos reaccionarios que confiaron en el éxito individual por encima del grupo, estamos perdido en un mar de indecisiones. El individualismo genera el éxito de uno o unos pocos. Si no miren al mundo.

Anuncios

El Obamamóvil

Ahora que comienzan a votar los americanos de los Estados Unidos y en previsión de que se cumplan los pronósticos, lanzo una idea para que los que lo deseen cumplan su sueño americano. Construyan el Obamamóvil. Después de la exitosa campaña electoral que ha hecho Barack Hussein Obama, como le llaman los republicanos, se ha convertido en un halo de esperanza difícil de evitar. Igual que se ha transformado de ser humano en ser esperanzador, puede pasar a ser frustrante o a ser envidiado, incluso a ser blanco de cualquier asesinato, que no de piel. Construir un coche en el que Obama se traslade ladeando la mano cual Reina Sofía inmersa en polémicas de salsa rosa y ketchup en la ropa. Para que se pasee por las calles masificadas sin que nadie pueda francotirar al negro. Claro, que ahora ya cualquier alcantarilla puede hacer reventar una ciudad entera y una carta puede contener la cantidad justa de veneno para matar a un país. En este mundo loco de seguridad, que parajodas, morir quizás sea lo más seguro. Claro que para eso, mejor no jugar. Lo dicho, un Obamamóvil antiradiactivo, que sostenga ataques nucleares, blindado, por supuesto, y con dos plazas, por aquello de la foto familiar.

Portada del día: El capitalismo que viene

Igual con tanta elección de portadas para esta sección del periódico Público estoy evidenciando que demando un cambio de grafismo y una renovación de diseño hacia algo más atrevido en los periódicos españoles. La portada que lleva hoy me gusta por todo, excepto por una cosa. Estoy cansado de la crisis. Cansado de sus noticias, sus consecuencias, su sobreinformación, de Rajoy y de Zapatero, de Bush, del rescate y del suicidio. De las bolsas, del Ibex y de cotizar al alza. Del precio del petróleo y su voluble caminar por la delgada línea económica. Cansado de todo eso y de más.

Es por esto, que también voy a traer hoy hasta aquí a otra portada, de El País. Más agradable, sensible, sencilla y con una buena noticia que la crisis puede hacer más inadvertida de lo que debiera.