Simplemente, pásalo

Hoy no voy a decir nada. Las imágenes del video que les enlazo hablan por sí solas. Probablemente muchos lo hayan visto en El Mundo, pero por si acaso, apoyo su difusión con mi granito de arena. Juntos podemos hacer una montaña. Simplemente me gustaría que pasaran el enlace, lo agradecería, para que todos los que puedan vean la salvajada israelí y valor del periodismo bien hecho. Me he quedado mudo y frío al verlo. A quién tenga un blog, que lo publique en él para su difusión, a quién no lo tenga, que le diga a sus amigos que tiene algo que enseñarle y se lo muestre. Porque con pequeñas acciones se hacen grandes movimientos. 

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/02/25/internacional/1235585534.html

Anuncios

Nestlé, Israel y la familia palestina

Las galletas maria de Nestlé

Las galletas maría de Nestlé

Avanzaba por el largo pasillo empujando el carro de la compra. Faltaban pocas cosas que añadir. De repente, ¡las galletas!, me las había saltado. Me planto ante una variedad un tanto escasa y me toca elegir. Empiezo a husmear marcas, clases y precios y caigo que la combinación perfecta, la más barata, la que me gusta y la que quiero es de la marca Nestlé. El primer impulso fue cogerlas. Pero luego me acordé: Me han saturado a emails de boikot a Israel, tras su últimas hecatombe palestina. No hacía falta que esto se produjese, para que yo tuviera cierta aversión a lo israelí. Pero ahora, según distintas informaciones y correos electrónicos, había identificado a Nestlé como una de las marcas supporter israelí. Sigue leyendo

Entre lo feo y la cagada de Angels Barceló

¿Qué diferencia hay entre lo feo y la cagada? Ambos términos son grotescos y algo burdos, quizás, pero no se me ocurre otra calificación para, a pesar de ser más habitual de lo que parece, lo que ha hecho Cadena Ser con la entrevista “en exclusiva” a Abbas que anunciaban, sobre todo por el bombo que le dieron. El hecho ya lo recogen en la blogosfera varios compañeros periodistas, en especial Montserrat Boix. Esta periodista de RTVE era una de las dos personas que iban a acceder Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, en su visita a España. Cuenta Boix que había “alucinado en colores este viernes cuando he visto anunciada en la web de la Ser y en la web del programa de Angels Barceló la emisión de su entrevista en exclusiva“. Y cuenta por qué.

Dice la periodista del ente público que “el jueves por la noche” compartió con un redactor de internaciona de la Cadena Ser “intensos momentos en la puerta de la casa del embajador palestino en Madrid a la espera de que llegara el Presidente palestino de su audiencia con el Rey”. Asegura que se habían concedido dos entrevistas en España, una la hizo ella para TVE y otra la SER. La entrevista se emitió, precisamente, cambiando las preguntas y la voz del redactor por la de Barceló.

La entrevista la pueden escuchar aquí, en el blog de Borja Ventura, que titula su post “cómo ser una estrella a costa de un redactor”.

Boix concluye su alucinación, preguntándose si ¿Merece la pena para sobrevivir en el estrellato atribuirse el trabajo de otras personas como propio?”. Eso mismo digo yo.

La libertad de expresión en el fútbol

Kanouté celebra el gol como considera. Imagen de AFP.

Kanouté celebra el gol como considera. Imagen de AFP.

No soy jurista, ni pretendo serlo, pero hace días que le doy vueltas a la multa que le han impuesto al delantero del Sevilla Kanouté por, tras marcar un gol, celebrarlo alzándo la camiseta de su club y mostrando otra de apoyo al pueblo palestino. Amigos futboleros, más que yo, me dicen que es normal, porque el fútbol no entiende de política, argumento que pongo en duda. Es que no se ha relacionado al Real Madrid con Franco documentadamente. O es que Laporta no hace claras expresiones catalanistas a la par que dirige la nave del F.C. Barcelona. La liga no puede multar a Laporta por su apoyo al pueblo catalán, algo que no deseo desde luego.  O es que no suenan los himnos nacionales cuando comienza el partido de una selección. Himnos ligados a la política, sin duda. De todas formas, quizás algún jurista me lo pueda explicar: es que no está por encima el derecho fundamental a la libertad de expresión que cualquier norma que puedan poner en la Liga, por absurda que sea y al margen de la sociedad que esté.

Sin duda, quizás hayan cumplido las normas con la severa multa, pero desde luego que han quedado retratados, en la Liga, como permanentes residentes en un recinto feudal, en el que el cacique manda sobre todos los demás y estos sólo deben hacer aquello por lo que les pagan. Jugar al fútbol, como meros muñecos de futbolín. Nada más. ¿No puede un futbolista mostrar algo por lo que siente rabia porque pertenece a la Liga de Fútbol?. No digo que muestre una camiseta de apoyo a Hamas, sino al pueblo palestino, como hizo. Nadie es de nadie y en todo caso, sería el Sevilla F.C. el único que pudiera llamarle la atención, porque viste su camiseta y porque le paga.

Jerusalem Post: ¿Dónde están los muertos palestinos?

Vergüenza de Jerusalem

Vergüenza de Jerusalem

¿Es normal? No. Aunque el país esté en guerra, no por eso hay que omitir, ocultar, incluso engañar, si fuera necesario. Llevo revisando The Jerusalem Post desde que comenzó la matanza israelí en Palestina, a esta última intensiva me refiero, y no he encontrado una sola víctima palestina en los titulares. Eso sí, de vez en cuando hay algún IDF (Israel Defence Force) entre los killed, y es que solamente mueren ellos. Les falta poner “y según pudo saber este periódico los palestinos están de parranda y en su mayoría a favor de nuestra pacífica y saludable excursión a Gaza, que Hamas se ha empeñado en llamar invasión, que cosas las de los terroristas del tres al cuarto estos. Además, la comunidad internacioal, excepto Estados Unidos, han engañado a la ONU y pronto el mundo estará contra Israel. Debemos ser más patria que nunca.” O algo así.

Les muestro las últimas portadas. ¿De qué guerra habla este periódico?. Traduciré, como medianamente puedo y entiendo, los titulares con los que abre hoy el periódico. Queda a mi cargo algún error de interpretación, pero disfruten de un concepto totalmente distinto de lo que está ocurriendo. De la magia, nunca mejor dicho, del periodismo de chistera. Sin ningún tipo de vergüenza, ni sonrojo.

Titular de apertura: IDF crean en la “zona de seguridad” un lugar para prevenir los ataques con cohetes desde Gaza

A la izquierda, en una columna: Irán empuja a Hamas a rechazar la tregua

A la derecha: Bombardeada la casa de jefes militares de Hamas

Debajo, a la izquierda: Cerrado el objetivo de Gaza

Debajo, a la derecha: A pesar de los falsos emails, miles se manifiestan a favor de Israel en Londres

Debajo, más a la derecha: Regalan un DVD el viernes que se titula Despedida de Israel…La revolución del Islam

Con estos mimbres, hacen la cesta, que no secta, que también podría ser, que tienen. Si tienen un rato moléstense en echar un vistazo al resto de portadas de este diario, merece la pena, para ver una de las mayores vergüenzas de este mundo en el vivimos. Esto, seguro que no lo menciona David Navarro en su país de mierda. Engañarán a los israelís, a los que se dejen, pero el resto observamos sus más bajas, repugnantes y miserables vergüenzas.

Atrapados

Corría el chaval despavorido. Huía de algo estruendoso y asesino. Llevaba algo en una mano, una piedra parecìa. Al llegar a la valla del lugar en el que está encerrado lanza la piedra y lo repele una ràfaga de disparos que hacen que retorne hacia el infierno estruendoso y asesino. El chaval permanece encerrado en ese experimento sin nombre al que asiste la sociedad planetaria ante el televisor. Ese reality cruel que ha sido superado por la realidad y ante el cual no hay reacciòn. Ese reality que se retransmite en todas las cadenas ante la pasividad del estado del bienestar. Realidad a la hora de comer, muerte a la hora de cenar, cuerpos mutilados para desayunar. Gaza no es una noticia, ni una guerra: son màs de 400.000 personas atrapadas entre dos vallas y un cielo que escupen fuego.

Todos somos palestinos

Me gustaría ser la masa de Ortega y Gasset. La masa que se rebele contra las injusticias. La masa que no calle y piense en la navidad cuando están asesinando impunemente a cientos de palestinos y cercenando su libertad sin costo alguno. La masa que se manifieste, la masa que llore y la masa que grite por el pueblo de Palestina y contra las ataduras israelís. La masa que le recuerde a Israel lo que sufrió su pueblo. La masa que le diga que lo que ellos hacen con Gaza es un campo de concentración, pero más salvaje, más inhumano, más fatídico. La masa que le diga que por cada muerto israelí, injustificable, mueren 200 palestinos. Quisiera, por un día, ser la masa que salga a la calle y grite ¡Por una Palestina libre y soberana!.