La portada del día: La boda de Blanco y Aguirre

Ante la escasez de portadas que me llamen la atención, he decidido hacer un álbum fotográfico de la boda, que digo boda, digamos bodorrio a cuenta del Estado, entre José Blanco y Esperanza Aguirre Sigue leyendo

La Portada del Día: Fotos para el frenesí

La Vanguardia de Barcelona ofrece hoy Sigue leyendo

La portada del día: Fujimori condenado

Nos vamos a Perú. Sigue leyendo

Sangre en el circo

Ávidos los españoles, sumidos en la actual crisis, y sedientos de respuestas, esperaban sangre en el circo, como si se tratase de Roma. Querían ver correr cabezas y que el preciado líquido rojo fluyera por los ríos del lugar, para, así, constatar que la muerte precipitaría un cambio, al menos eso.  Zapatero sacó el sable. Sigue leyendo

Cazuela de tripas

Por un defecto de mi sistema existencial, he estado sin echar de comerle al blog (la autoría de la expresión es de Mario Alonso). Un par de ajetreados días de trabajo y otro par de desconexión estival de fin de semana en la playa. En total cinco días en el que apenas he estado conectado con la mal llamada rabiosa actualidad.

Sigue leyendo

El País y las fábricas

Vamos a ver si me explico. En pocas semanas El País ha publicado dos reportajes que comenzaban su título con “La fábrica de…”. Sigue leyendo

Entrevistando a hora española

Después de varios días de llamadas, idas y venidas, he conseguido pactar una entrevista con uno de los redactores de la Ley de Memoria Histórica. Perfecto, pienso.  Llevaba un par de días bucando a una buena fuente al respecto y nada mejor que de la que emana el agua. O la Ley, en este caso. Esperaba un trámite para concluir la hora y la persona indicada.

Después de un par de hora, llega la llamada. “Anote el número: XXXXX6, le atenderá a las nueve, hora de Madrid, luego tiene que tomar un avión y no podrá”. No es una fuente cercana, ni mucho menos, por lo que no puedo rechistar. “Ok, está hecho”, respondí. Un único inconveniente: A las nueve hora de madrid es a las tres de la mañana hora de Guayaquil. El madrugón merecerá la pena, seguramente, y la fuente es necesaria para el reportaje, pero son los inconvenientes de las entrevistas a la hora española cuando no estás en el país.