Bolonia, los mossos y los foros

No tengo una opinión formada sobre el Plan Bolonia. No he leido suficiente al respecto, quizás por falta de tiempo o por desinterés. Más allá de intentar justificar mi ignorancia al respecto, vivo en la misma sociedad que represores y reprimidos. Que la policía y los ciudadanos. Cuerpos de seguridad ciudadana que crean más inseguridad y miedo de lo que fomentan la tranquilidad. No en todos los casos, obviamente, absurdo sería pensar en una sociedad sin el rol de poli, pero más absurdo aún es pensar en una sociedad en la que no se castiga al policía que comete excesos y además se muestra orgulloso. Sigue leyendo

Anuncios

La policía canaria

El día de la polícia, hoy, el máximo representante del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, han vuelto a enfrentar sus discursos sobre la necesidad o no de su creación. Llevan un tiempo con esta discusión. Lo cierto es que la sociedad, en principio, por cifras no demanda una policía autonómica, que todo hay que decirlo, costaría un pastizal. El propio presidente ha demostrado que se trata de un capricho ideológico, cuando a las primeras de cambio, a una mal dada económica, dice que puede esperar.

Sin embargo, la defiende. Y defiende su futuro. De hecho ya se presentaron hace unas semanas los trajecitos que llevarán, dignos, por cierto, de moda cálida. El Canarias7, en su edición digital, ha propuesto una encuesta en la que los ciudadanos están votando si “creen necesaria su creación”. De sobra es sabido que no es científica esta encuesta, pero bueno, siempre deja una pequeña huella del sentir popular de, al menos, los lectores de este periódico.

El resultado a la hora de la publicación de este post es que con 188 lectores votantes, el 80% la rechaza. Esto tiene dos lecturas: O hay un gran antiriverismo-y-todo-lo-que-tenga-que-ver-con-el-Gobierno-de-Canarias o realmente la inmensa mayoría de los lectores votatnes sienten que no es necesario tal cuerpo de seguridad.

Marruecos derrumba 30 casas

Me cuentan que autoridades marroquíes han demolido el pasado fin de semana más de 30 casas y tiendas de campaña en una población cercana a El Aaiún. En el área de Oued Chaar, en la que se localizaron los derribos, viven saharauis. Según aseguran fuentes en el terreno el derrumbe se produjo por la noche y de forma violenta, sorprendiendo a vecinos que dormían en el interior de las casas. Por el momento, sin embargo, no se conoce ninguna víctima.

Desde las fuerzas de seguridad del Estado marroquí se trasladó a los vecinos allí presentes que se hacía por orden y mando de la Gendarmería superior. Desde Marruecos se asegura que se había pedido permiso para demoler unas casas “ilegales”.

La cosa se puso turbia durante el derrumbe. Algunos habitantes, que se negaron a cumplir con el derribo de las casas, fueron represaliados por las fuerzas y cuerpos de seguridad desplazados hasta el lugar.

Como casi siempre en el Sahara, hay relatos de patadas, humillación a mujeres y golpes con culatas de escopeta.  Además, en esta ocasión, como en las especiales, algunos de los residentes en la zona a derribar fueron interrogados y sus informes fueron pasados al Fiscal General. Para estos casos, los juicios son rápidos, y se espera que durante el día de hoy se lleve el caso ante el Tribunal de El Aaiún.

Desde entonces, esta población, cuyas casas han sido derribadas sin argumento urbanístico o legal alguno, viven obligados en El Aaiún.