Desconfianza

Corre por estos días en América Latina una fuerte corriente de paranoia con respecto a los Estados Unidos de América. Ciertamente esta frase inicial con la que me acabo de lucir es una falacia, por lo que tomo dos segundos para enfundar otra: Corre por la cabeza de algunos presidentes de América Latina una fuerte corriente de desconfianza con respecto a los funcionarios de las embajadas estadounidenses en sus países. Como podrán comprobar esta era más larga, para ser una primera oración, pero sin lugar a duda la considero más exacta, verídica si quieren. Sigue leyendo

Anuncios

Cifras del desempleo: un martillo pilón

Como un martillo pilón las cifras, los datos, golpean cada mes en la cabeza ya desmoralizada de muchos españoles. Cada mes. Infalible. Los datos resuelven la ecuación y designan que la crisis continúa, que los empleos no se producen, sino que se destruyen y que la salida del gracejo queda lejos, muy lejos. Pienso, sin embargo, que no es óptimo para salir de una crisis que cada mes te digan que es imposible. Sigue leyendo

El subimperialismo de América Latina

La semana pasada se celebró el Foro Social en Belem, Brasil. Allí, los amigos de los amigos fueron los enemigos. Es decir, movimientos sociales que previamente habían invitado a presidentes como Lula, Evo Morales, Rafael Correa, Hugo Chávez o Fernando Lugo, los pusieron a parir, y además con razón. No vale sólo con odiar a Estados Unidos, como se viene haciendo, hay que escuchar a sus pueblos. Sigue leyendo

Domingo democrático en Sudamérica: Ecuador

fondo

Bandera de Alianza Pais, partido del presidente de Ecuador, Rafael Correa

Por otro lado, Ecuador. Los ciudadanos ecuatorianos podrán hoy elegir a los candidatos a las alcaldías y prefecturas de Alianza País. Este es el partido del presidente, Rafael Correa. Todos los ciudadanos ecuatorianos, en el ejercicio sano, algunos dicen que confuso, de la democracia, se podrán acercar a más de 24.000 puntos electorales para elegir a sus candidatos. No es obligatorio el voto, pero el partido se somete de esta forma a la decisión de los ciudadanos, de todos y cada uno de los ciudadanos que quieran decidir. Huyen así de imponer ni siquiera a los candidatos. Un ejercicio extraño y novedoso, pero que sigue aportando útiles a una democracia en reconstrucción. Herramientas para una democracia necesitada de reformas. Sigue leyendo