Escrutinio de las elecciones de Estados Unidos en directo

Como en aproximadamente unos cuarenta minutos (son las 22:16 hora canaria) comenzará el recuento de los primeros estados, les doy dos direcciones en castellano para seguir el escrutinio en directo. La televisión y la radio convencional también están realizando un despliegue antes no visto para cubrir unas elecciones que no fueran la hispana, pero por si andan por la red, aquí tienen:

El primero es un gadget de Google. Está bien. Poco curioso, pero efectivo.

El segundo es de Elmundo.es, que garantiza la información instantánea.

De todas formas, a mí el que más me gusta, aunque no es en castellano, es el mapa que se actualizará al segundo que ofrece New York Times.

Pero si lo quieren ver en televisión vía internet, sin duda, creo que la NBC es la que mejor cobertura está realizando a lo largo y ancho de la red.

Por si sirve de algo y a pesar de lo recomendado, que hipocresía la mía, yo lo estoy siguiendo en el New York Times.


Anuncios

La Foto: La lengua de McCain

Hace poco más de 36 horas que concluyó el último debate entre Obama y McCain. Lo vi y presencié la retahíla de argumentos y falacias que vertieron por sus boquitas. Pero, válgame la tecnología, que al ojo humano se le escapan detalles, momentos, instantáneas que sólo un reportero gráfico con un tele es capaz de captar. Fotogramas de la escena, quizás inadvertidos para los espectadores, pero existentes. Me refiero a esta fotografía:

La verdad es que es desafortunada, y desafortunadamente, también, para los republicanos muestra lo que fue el debate. Mientras Obama caminaba con paso firme erguido, mostrando argumentos, con las ideas asentadas, sin tambalearse ni un ápice de su convincente mirada, McCain tuerce el gesto. Los brazos y sus limitaciones. Los dedos y como los estira. Va a la caza de Obama pero no llega. Se arruga. Saca la lengua, está exhausto. ¡Vaya lengua mr McCain!. Está seca, cansada, la lengua digo, de decir barbaridades y no acercarse a Obama.

Barack Obama, a todo esto, delante de él, en los sondeos, en autoestima, en sentirse presidente, en apoyos populares y en la fotografía, camina firme hacia la Presidencia. Sólo un disparo, como se ha sugerido en algunos encuentros republicanos, lo impediría.

A Obama se le ve su pin, el anillo de boda, la corbata elegante roja. A McCain, ni el pin representativo, ni el anillo, ni la corbata y además el desafortunado gesto que se ha comentado. Desgraciada la foto, agraciados los demócratas.