La policía canaria

El día de la polícia, hoy, el máximo representante del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y la delegada del Gobierno en Canarias, Carolina Darias, han vuelto a enfrentar sus discursos sobre la necesidad o no de su creación. Llevan un tiempo con esta discusión. Lo cierto es que la sociedad, en principio, por cifras no demanda una policía autonómica, que todo hay que decirlo, costaría un pastizal. El propio presidente ha demostrado que se trata de un capricho ideológico, cuando a las primeras de cambio, a una mal dada económica, dice que puede esperar.

Sin embargo, la defiende. Y defiende su futuro. De hecho ya se presentaron hace unas semanas los trajecitos que llevarán, dignos, por cierto, de moda cálida. El Canarias7, en su edición digital, ha propuesto una encuesta en la que los ciudadanos están votando si “creen necesaria su creación”. De sobra es sabido que no es científica esta encuesta, pero bueno, siempre deja una pequeña huella del sentir popular de, al menos, los lectores de este periódico.

El resultado a la hora de la publicación de este post es que con 188 lectores votantes, el 80% la rechaza. Esto tiene dos lecturas: O hay un gran antiriverismo-y-todo-lo-que-tenga-que-ver-con-el-Gobierno-de-Canarias o realmente la inmensa mayoría de los lectores votatnes sienten que no es necesario tal cuerpo de seguridad.

Anuncios

El ‘Saulo’, pateras y cayucos

Las vidas de los dos tripulantes del ‘Saulo’, barco perdido en el Atlántico cerca de las costas de África encontrado ayer, no vale más que la de los cientos de africanos que buscan desesperadamente una vida mejor intentando llegar a Canarias, o a Europa.

Localizados, en helicópeto a buscarlos, llegada y directos al Hospital de Gran Canaria, medios de comunicación en masa a cubrir el evento, es noticia en los medios nacionales ¿Qué diferencia existe con la trágica aventura de los inmigrantes?

Que los va a buscar a su llegada Paulino Rivero; y se abraza; y se hace una foto con ellos; y sonríe. Y no son “avalancha”, lo cual le tranquiliza. ¡Vaya derroche de limitación continua ofrece!.

A los inmigrantes los van a buscar en barco, les dan asistencia sanitaria, eso sí, aunque probablemente con menos recursos que los dispuestos ayer, pero luego comienza su pesadilla.

A los del ‘Saulo’ le esperan tiempos mejores. La vida de los tripulantes del ‘Saulo’, para las administraciones canarias, españolas y europeas, vale más que para los de un togoleño que sueña con vivir aquí. Se sentirán privilegiados por la suerte que les ha deparado el azar. Su vida, para algunos, vale más que otras. Así de injusto es este mundo; pero que reconozcan los responsables, en público y sin doble moral, que para ellos la vida de los inmigrantes vale menos. O ¿acaso no es verdad que así lo demuestran las instituciones?.

Comentario: El chikichiki del presidente Paulino

Una línea para excusar el parón productivo por cuestiones técnicas con la infraestructura informática casera.

Comenzaré a rodarme otra vez con una pequeña alusión al presidente de todos los canarios, Paulino Rivero. La semana pasada fue el Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria, y como se supo, por el eco que se han hecho varios medios de comunicación, el actual presidente y máximo responsable del Gobierno de Canarias hizo una alusión al chikichiki, nombre que además de darle distintos usos en el mismo discurso, intentó que fuera el de bautizo del lider de la oposición que le ha desquiciado en cada uno de sus días como presidente, Juan Fernando López Aguilar.

Que lo hiciera Barragán, portavoz nacionalista en el Parlamento de Canarias, tendría su sentido. Es un tipo algo más casposo, limitado e irresponsable en su discurso. Sería demencial, a pesar de tener sentido, que un portavoz alzase tal proclama a un lugar donde supuestamente expresan sus líneas de acción, debates y discursos aquellos que dicen dirigir Canarias con equidad.

Juan Fernando López Aguilar se va. Se pone una vez más al servicio de su partido, el PSOE, demostrando que cuenta en Madrid porque responde con cierta eficiencia a cualquier cometido.  Con López Aguilar se va el continuo dolor de cabeza de Rivero y sobre todo pierde calidad oratoria y lingüistica el Parlamento. Probablemente también se vaya parte de la tensión que el candidato socialista era capaz de generar en su contra. Con cualquiera otro, serán más amables.