El PP, patas arriba

Apagué el ordenador el viernes por la tarde y lo vine a encender el lunes por la mañana. En ese tiempo, apenas 72 horas mal contadas, el PP estaba patas arriba. Dejé el viernes a un Partido Popular desquiciado por la trama de espionaje en Madrid y me encontré a otro que está sumido en una trama de corrupción, en el que cualquiera manda a callar al presidente del partido y a la zorra vigila al gallinero, como dijo Tomás Gómez ayer.

Toda la tropa. No son todos los que están ni están todos los que son

Toda la tropa. No son todos los que están ni están todos los que son

Sigue leyendo

Anuncios